¿Vas a viajar a Islandia? ¿Sabes cuál es la manera más económica para viajar por la isla? ¿Sabes qué puedes y qué no puedes hacer? En este artículo te vamos a dar algunos consejos que debes saber para viajar por Islandia, la tierra del fuego y el hielo.

Islandia es un país con una naturaleza maravillosa, realmente bella. Volcanes, cascadas, glaciares, lagos con témpanos de hielo, ríos de color turquesa, desiertos de sedimento volcánico, campos de lava… Un reclamo y un atrayente para viajeros de todo el mundo.

consejos para viajar a Islandia

Esta isla recibe miles de turistas al año y es por eso que debemos de tomar conciencia de muchas de nuestras prácticas durante nuestro paso por Islandia (y durante nuestro día a día también). De ello también te queremos hablar porque, además de los consejos, queremos que tu paso por la isla tenga un impacto cero en el medio ambiente.

Transfer a Reikiavik

Para llegar a Islandia desde España la mejor opción es haciéndolo con vuelo directo desde Madrid o Barcelona. Casi el 99% de viajeros y viajeras llega a Islandia a través del aeropuerto de Keflavik. También está la opción de llegar en ferry desde Hirtshals (Dinamarca) hasta Seydisfjörður, en el este de Islandia o bien volar a los aeropuertos a locales en Akureyri y Egilsstaðir.

Si estás en el 99% de los turistas que llegan al Aeropuerto internacional de Keflavík, tienes dos opciones de transporte hasta Reikiavik. El primero es un servicio de bus lanzadera que te lleva desde el aeropuerto hasta la Terminal de Buses de Reikiavik. Estos autobuses salen cada media hora desde las 04:30 hasta la 01:00 de la madrugada con una duración aproximada de 50 minutos. El ticket tiene un precio aproximado a 25€ por viaje.

Por otra parte, si no has llegado a tiempo al aeropuerto para coger el último bus hacia Reikiavik, no te quieres esperar hasta la hora de inicio del servicio y dispones de 150€ extra en tu presupuesto de viaje a Islandia, el taxi es tu mejor opción.

Islandia, información práctica

Cómo viajar por Islandia

Una de las maneras más utilizadas entre los viajeros y viajeras que visitan el país, es alquilar un coche y hacer una ruta por carretera, en concreto por la famosa Ring Road. Es una carretera que da la vuelta a la isla en forma de anillo (de ahí su nombre) y si se toma esta opción de viaje se suele dormir en hoteles, hostels o apartamentos. Evidentemente esta opción se dispara un poco más en precio. No te lo habíamos dicho pero Islandia aún pero es un país caro.

Alquilar una camper y viajar con ella por el país es otra de las opciones más recurrentes para conocer Islandia y más barata que la anterior. Antes de tomar esta opción, debes saber que desde Noviembre de 2015 se modificó una ley por la que se prohibió dormir fuera de las áreas designadas para la pernocta. Si no hay baños y no es un área adecuada para pasar la noche no se puede parar a dormir. Si viajas en furgoneta, no te salgas de los caminos ni duermas donde no debes hacerlo y, por supuesto, cuando pares allá donde puedas hacerlo, deja todo tal y como te lo encuentras.

Por cierto, estás en un país con tasa de alcoholemia 0 y con unas autoridades muy estrictas en este sentido.

Por último, otra de las maneras para visitar el país es contratando un tour mediante alguna agencia o a algún guía que te haga un viaje personalizado. Esta opción es cara y normalmente viajas con más gente, pero te olvidas de todo y hay opciones profesionales que son realmente excelentes y valen mucho la pena.

roadtrip por Islandia

Consejos para recorrer las carreteras de Islandia

El estado de las carreteras en Islandia es muy bueno. Básicamente la Carretera 1 o Ring Road, que ya hemos mencionado anteriormente, además de cuidada, tiene todas las facilidades para tu viaje. Lavabos públicos, supermercados, duchas, gasolineras y áreas de pernocta entre otras comodidades. Existen otro tipo de carreteras que se adentran hacia la Islandia profunda conocidas como carreteras “F”. Las famosas carreteras F son carreteras de alta montaña que van hacia lugares del interior como las Tierras Altas y solo se puede acceder a ellas con vehículos 4×4.

No hace falta que cambies dinero para viajar a Islandia

Otro de los consejos para viajar a Islandia que te damos es que no hace falta que cambies dinero. En Islandia se puede pagar todo con tarjeta de débito o crédito. Además, como Islandia es un país bastante caro, siempre vas a acabar con “calderilla” por gastar y por tanto perderás ese dinero que no gastas. A menos que te guste pagar en cash, no hace falta cambiar de euros a coronas islandesas, la moneda de país.

Comer en Islandia

Pásate por el Grandi Mathöl

Si buscas un buen lugar para comer en Reikiavik y “que no sea caro”, te recomendamos que te pases por el Grandi Mathöll. Es una antigua fábrica de pescado del puerto de la ciudad que han reformado y llenado de puestos de comida callejera. Hay muy buen ambiente y es un punto de encuentro para amigos y gente de Reikiavik. El lugar perfecto para probar el cordero islandés, el salmón, unas patatas fritas o incluso deleitarse con comida cubana mientras saboreas una buena cerveza islandesa.

Prueba el helado de Valdis

En Islandia se come helado… ¡y vaya helado! Otro de los consejos para viajar a Islandia es que debes de pasarte por alguna de las tiendas Valdis a probar alguno de sus helados. Valdis es una cadena de heladerías que están la mayoría en Reikiavik pero que también se encuentran en las poblaciones de Hvolsvöllur y Akureyri. Están realmente buenos y sus helados son todos de elaboración natural. ¡Sin duda, un sabroso consejos para viajar a Islandia que te dejará helado!

Supermercados

Si viajas por tu cuenta, tanto si lo haces a bordo de un coche como de una furgoneta, deberás parar a comer. Como hemos dicho, Islandia es un país caro y a no ser que dispongas de un gran presupuesto que te permita comer de restaurante cada día, deberás parar en algún supermercado. Es por eso que te vamos a aconsejar dos supermercados, los dos más económicos que te encontrarás en el país. Si a partir de ahí si quieres gastarte más dinero, también podrás hacerlo.

Bonus es de largo el supermercado más barato de Islandia. Aunque no vas a encontrar gran variedad de productos, sí que tienes todo lo básico para cubrir tus comidas. Además vas ahorrar mucho más en tu compra que en cualquier otro supermercado.

Y a falta de Bonus, buenos son Kronan. Con los precios un poco por encima que Bonus, en estos supermercados notarás que existe más variedad y calidad de producto. Bajo nuestro punto de vista, los Kronan son los mejores supermercados calidad-precio de Islandia.

comer barato en Islandia, presupuesto de viaje
travellight / Shutterstock.com

Báñate en alguna poza termal

Islandia se encuentra justo encima de una pluma mantélica y está atravesada por la línea de confluencia de dos placas tectónicas. Esto explica el origen y la creación de la isla y su actividad volcánica y geotérmica. Islandia está llena de pozas de aguas termales naturales y de ríos que bajan con agua caliente.

Así que otro de los consejos para viajar a Islandia es que te des un bañito relajante en esas pozas que, te podemos asegurar, son una auténtica gozada. Eso sí, si utilizas crema solar quítatela con un poco de agua antes de meterte en las aguas termales.

bañarse en aguas termales

Impacto cero en el medio ambiente

Como decíamos al principio de este artículo, es muy importante (ya no solo como viajeros sino como personas) que seamos conscientes y responsables con el medio ambiente. Creemos que debes saber qué no debes hacer durante tu viaje a Islandia y por eso te vamos a dar unos consejos sobre ello.

En Islandia existen más de 300 especies de musgo, muchos de ellos endémicos. A veces, buscando la foto perfecta la gente se mete donde no debe y pisa lo que no debe. En Islandia cualquier cosa del entorno es sensible y, por ejemplo, el musgo es pieza clave de los ecosistemas de las Tierras Altas. Por ello, es muy importante no pisar el musgo.

No hagas absurdos montículos con piedras. Pueden parecer cool y perfectas para una buena foto, pero aparte de falso, las piedras son parte del ecosistema y están donde están por algo. Si se mueven las piedras o las rocas y las disponemos en “pitas”, se destruye el hogar de muchas especies tanto animales como vegetales. Además, si lo haces estás invitando a que 300 personas vengan detrás de tí a hacer lo mismo y lo que se está creando es un problema ecológico y una falsificación del paisaje.

consejos prácticos viaje Islandia

La basura de vuelta contigo

Si haces algún trekking lleva bolsas de basura para guardar toda la basura que generes. También la puedes utilizar para, si quieres colaborar más todavía, llevarte plásticos o envases de algún otro u otra “viajero despistado”. Esto de la bolsa también incluye la función para tus deposiciones. Parece que exageramos con esto pero no es así. En casi todos los trekkings nos encontramos refugios donde hay lavabos pero si te entra un apretón inesperado, no lo hagas en el campo.

Como ya te hemos comentado, el ecosistema islandés es muy sensible y además de contaminar con bacterias el entorno o que se lo coma algún animal, puede que el excremento acabe en el curso de algún río. En Islandia todos los ríos son de agua glaciar, por lo tanto de agua potable. Así que imagina lo que supondría para los ríos que cada uno de los miles de senderistas que pasa por Islandia haga sus deposiciones en el campo. Así que cierras bien la bolsa, te la guardas y la tiras en los contenedores de la basura.

organizar viaje a Islandia

“Vivimos en un mundo demasiado maravilloso y brillante para no darle el cuidado que se merece.”

Esperamos que estos consejos para viajar a Islandia te hayan servido para, además de saber más sobre el país, ayudarte a preparar tu viaje. Tanto, que ya te estés preparando la mochila para dejarte cautivar por su naturaleza. Pero recuerda, para que todo salga bien, no olvides de hacerte con un buen seguro de viaje que esté a la altura de las circunstancias y cubra actividades como por ejemplo los trekkings que seguro realizarás. El IATI Mochilero es el mejor aliado en un viaje a Islandia.

Artículos escrito por Manel y Maeva, de Viajando nuestra vida