Si es tu primera vez en Marruecos y todavía estás considerando si incluir Fez en tu itinerario, date un respiro. Prepara un delicioso té moruno, acompáñalo con unos dátiles y concédenos unos minutos de tu tiempo para trasladarte a una de las ciudades más emblemáticas y coloridas del país vecino.

Fez es vibrante. Es un excelente punto de partida para visitar Marruecos y acostumbrarse a ese caos organizado que tan diferente nos parece. Porque en Fez sobran cosas que ver y hacer. Las mezquitas, el zoco o las curtidurías son solamente algunas de las propuestas de este artículo. Pero Fez ofrece mucho más. Es la puerta a otra idiosincrasia, a otra forma de vida y a otras costumbres. No en vano, está considerada la capital cultural del país.

¿Te vienes con nosotros a recorrerla?

Qué ver en Fez: la medina más grande del mundo

Para ponerte en situación, las medinas son los barrios antiguos de las ciudades árabes. La medina de Fez fue fundada en el año 809. Allí se encuentran algunos de los monumentos más espectaculares de Marruecos y esta medina, Fes el Bali, es Patrimonio de la Humanidad y uno de los lugares imprescindibles que ver en Fez.

A todo esto hay que sumarle que es la mayor zona peatonal del mundo. ¡Imagínate! Dentro de la medina hay más de 300 barrios y miles de callejones por los que perderse. Sí, perderse. Porque las medinas son un hervidero de gente, comercios, mezquitas y, en definitiva, vida social. Es bastante habitual contratar guías para recorrer la medina, pero si lo haces, asegúrate de que sea confiable, puesto que en algunos casos son timadores que te dejan abandonado en medio de un lugar donde, quizás, no sepas volver.

Por mucho Googlemaps que tengas, dentro de la medina es fácil desorientarse. Así que lo recomendable es tomar como referencia las dos calles principales, Talaa Kbira y Talaa Sghira. Desde ahí, puedes adentrarte en las callejuelas secundarias y volver al punto de partida.

La Puerta Azul, conocida como Bab Boujloud, es una de las que da acceso a la medina y destaca por su color y su preciosa ornamentación.

que hacer en Fez

El zoco de Fez

Una vez dentro de la medina y con las referencias que te hemos comentado de calles principales, comienza la aventura. Te encontrarás con diversos zocos, la mayoría temáticos o gremiales, que no son más que mercados, pero donde todo, todo, es diferente. Se vende artesanía, ropa, perfumes, lámparas, especias y todo tipo de objetos de marroquinería que dan muchas ganas de fundirse el sueldo.

Eso sí, ten en cuenta que los comerciantes de los zocos están acostumbrados a los turistas, por lo que lo habitual es el regateo antes de comprar. Sin embargo, no lo hagas en lugares donde los precios ya estén marcados de forma fija. ¡Es de mala educación!

curtidores de piel en Marruecos

Entre los zocos más llamativos que ver en Fez, está el de los curtidores. Allí las pieles de animales se tratan, secan, tiñen y curten para elaborar objetos de cuero, como bolsos, carteras o zapatos. Más allá de la cuestión ética de si algo así debería seguir funcionando en el siglo XXI, no deja de ser llamativo el trabajo de esta gente que lleva desempeñando el oficio generación tras generación. Todo el proceso es artesanal, desde los 15 días iniciales de secado de la piel en cal, pasando por la semana en excremento de paloma y el posterior secado y tinte.

Por esta razón, el barrio de los curtidores es uno de los más emblemáticos que ver en Fez y te aseguramos que no te dejará indiferente, ni por sus colores, ni, para ser honestos, por sus olores.

qué ver y hacer en Fez

Qué hacer en Fez: perderse entre monumentos y mezquitas

Más allá de los zocos, dentro de la medina de Fez hay atractivos infinitos. Uno de ellos, sin duda, pasa por observar. Busca una mesa libre en una terracita, pide un té moruno con menta, también conocido como whisky bereber, y disfruta de la estampa. La vida de Fez, que se alza como la tercera ciudad más poblada de Marruecos, es absolutamente fascinante. Y es que a veces, una de las mejores cosas que ver en otro país, es la vida pasar. Un buen sitio para esto es la plaza Seffarine.

Esta plaza es conocida también por los caldereros, que tallan calderos, ollas y bandejas de metal y conceden a la plaza una banda sonora muy particular.

Por su parte, la plaza Bab R’cif es otro sitio bullicioso, punto de encuentro para muchos locales y lugar de juegos para los más pequeños. En ella se puede visitar la mezquita del mismo nombre, Mosque R’cif.

Al final de la calle Talaa Kebira se encuentra la plazoleta Nejjarine Fondouk, conocida como la fuente en el corazón de la medina, donde la gente va a buscar agua para purificarse.

Desde allí puedes acercarte hasta la zaouia Moulay Idriss. Este lugar es uno de los símbolos más representativos del islam y alberga el mausoleo de Moulay Idriss, uno de los antiguos reyes. Solamente podrás echar un vistazo desde fuera, ya que al ser un lugar de culto, el acceso está restringido a musulmanes.

mezquitas y monumentos que visitar

Seguimos recorriendo Fez y otro de los sitios que visitar es la Madraza Bou Inania, una de las escuelas clásicas más famosas de Fez, ejemplo de la arquitectura marinide, y la única en la ciudad que tiene minarete. Anota también la Madraza Al Attarine, una de las más importantes de Marruecos y que estuvo en uso hasta el siglo pasado. Vas a alucinar con los mosaicos de los patios, la fuente, la cúpula y te preguntarás cómo los estudiantes eran capaces de concentrarse en los libros con tanta belleza alrededor.

¿Buscas más cosas que hacer en Fez? Pues te recomendamos también entrar al Museo Nejjarine de Arte y Artesanía de la Madera. El edificio en sí es una auténtica joya (no en vano es Patrimonio de la Humanidad) y antiguamente servía como fonda. Pero las exposiciones interiores no son menos, y seguro que lo gozas si aprecias los trabajos de artesanía. Allí podrás ver tallas de madera de todo tipo, desde herramientas hasta instrumentos musicales o muebles.

No dejes, por último, de visitar por fuera, a no ser que seas musulmán, la Mezquita Al Karaouine, rodeada de edificios, pero que alberga una de las universidades más antiguas del mundo.

Qué hacer en Fez: probar la gastronomía local

No puedes marcharte de Fez sin comer. Mucho. Y muy bien. Porque la gastronomía marroquí es rica y muy variada y además, tienen platos para todos los gustos. Por 4 euros puedes tomar un menú completo, incluyendo postre. El cuscús y el tajín son dos de los platos estrella, que se pueden acompañar, con pollo, cordero o verduritas. Cualquiera de las opciones es una delicia, te lo aseguramos.

gastronomía marroquí en Fez

Nosotros ya estamos soñando con volver a adentrarnos en Marruecos y perdernos entre las mil cosas que hacer en Fez. ¿Te vienes?

 

Texto escrito por Eva Abal, del blog Una idea, un viaje