¿Has comprado unos vuelos baratísimos a Rabat pero no tienes ni idea de lo que puedes hacer una vez estés allí? ¡No te preocupes! Que para eso estamos nosotros.

Ya sabes que en IATI nos encanta descubrirte todos los secretos de cada destino, así que en este artículo queremos contarte qué hacer en Rabat, la capital de Marruecos y también uno de los destinos menos apreciados (erróneamente) por el turismo que viaja a nuestro país vecino.

que hacer en Rabat

Y es que Marruecos, aunque no te lo creas, es mucho más que Marrakech, Chefchaouen o los tours por el desierto (que son las atracciones más fotografiadas en Instagram).

¿Comenzamos nuestro recorrido por los lugares más impresionantes de Rabat?

Qué hacer en Rabat: 10 cosas que no te dejarán indiferente

Si alguien nos preguntara qué hacer en Rabat, sin ninguna duda estas serías las 10 cosas que más recomendaríamos a quien viaje a la ciudad por primera vez.

1.   Perderte por la Medina

Como buena ciudad marroquí, Rabat cuenta con una preciosa Medina, que aunque no es tan grande como la de sus vecinas Casablanca o Marrakech, bien merece una visita.

No puedes perderte sus puestos de artesanía tradicional ni sus restaurantes y pastelerías en los que probar los dulces más típicos (que te avisamos desde ya que están buenísimos) a muy buen precio.

¿Y qué decir del té? Pues que no puedes irte de Rabat sin probar un buen té con menta en algún puesto típico.

2. Sumergirte en la preciosa Kasbah de los Oudayas, uno de los imprescindibles que hacer en Rabat

Sin ninguna duda, perderse en la Kasbah de los Oudayas es una de esas cosas imprescindibles que hacer en Rabat.

Esta fortaleza de piedra rojiza a orillas del mar tiene encanto la mires por donde la mires: preciosas calles decoradas con infinidad de plantas, jardines que te harán creer que te encuentras en Andalucía, estrechos callejones llenos de secretos…

La realidad es que cualquier cosa que te digamos sobre este lugar no le haría justicia en ningún caso. Si tienes tiempo, no dejes de tomarte un té en el pequeño café que hay al lado del jardín andalusí con vistas al mar (Café Maure).

que ver en Rabat

3. Admirar la belleza de la Torre de Hassan

¿Sabes que la tierra sobre la que se alza la Torre de Hassan iba a albergar la mezquita más grande del mundo? La lástima es que se quedó solo en un proyecto inacabado, y por eso en la actualidad puedes ver los pilares a medias a lo largo de esta extensa superficie, que ahora parece una gran plaza.

La torre mide 45 metros, pero si se hubiera terminado el proyecto faraónico que se planteó en el siglo XII, mediría más de 80.

Esta explanada y su gran torre de ladrillo (que recuerda inevitablemente a la Giralda de Sevilla, básicamente porque son obra del mismo arquitecto) son sin ninguna duda dos de los iconos de la ciudad de Rabat.

visitar la Torre de Hassan

4. Alucinar con el interior del Mausoleo de Mohammed V

Justo al lado, y en el mismo recinto que la Torre de Hassan, se encuentra el Mausoleo de Mohammed V custodiado por 4 guardias reales ataviados con su uniforme de gala.

Es un lugar muy sagrado para los marroquíes, por lo que no se pueden hacer fotos en su interior. Así que podrás concentrarte solo en disfrutar de su belleza tallada en mármol blanco.

5. Acordarte de la azul Chefchaouen en algunas de sus calles

¿Quién dijo que solo la preciosa localidad de Chefchaouen tenía azul en sus calles? En Rabat también vas a encontrar este característico color en las fachadas, sobre todo en algunas zonas de la Kasbah de los Oudayas.

visitar Chefchaouen

6. Disfrutar del contraste entre tradición y modernidad, un básico que hacer en Rabat

Y es que la zona más moderna de la ciudad, con su epicentro en la Avenida de Mohammed V, convive a la perfección con la parte más vetusta y tradicional.

Edificios modernos, palmeras, antiguos palacios, fuentes y coches con más de 20 años comparten espacio en esta ciudad que cada vez recibe más turismo gracias a los vuelos baratos.

En la Avenida de Mohammed V encontrarás el Parlamento de Marruecos, el edificio de Correos, el Banco de Marruecos, la estación de ferrocarril o histórico hotel Balima.

7. Quedarte ensimismado con el precioso reloj del edificio de Correos

Si te gustan esos edificios que tienen un algo especial, la Oficina de Correos de Rabat te va a mantener distraído/a durante un buen rato. No sabemos si es por su peculiar arquitectura o por su precioso reloj, pero acercarte a admirarlo es una de esas cosas que hacer en Rabat sí o sí.

edificio de Correos de Rabat
Alvaro German Vilela / Shutterstock.com

8. Sorprenderte con la arquitectura de la Catedral de San Pedro

¿Una catedral cristiana en el centro de una ciudad musulmana? Pues sí. Así es Rabat, que desde el año 1930 cuenta con este templo de arquitectura singular entre sus calles.

9. Trasladarte al pasado en la Necrópolis de Chellah

¡Que levanten la mano los amantes de la historia! Porque en la Necrópolis de Chellah vais a encontrar vuestro paraíso. Y es que en este lugar, por el que pasaron fenicios, romanos y árabes, cada ruina cuenta una historia.

10. Acercarte hasta los muros del Palacio Real de Rabat

Palacio Real de Rabat

 

El Palacio Real de Rabat es un recinto privado reservado para el Rey de Marruecos, por lo que no es posible visitar su interior, pero si tienes tiempo en tu visita a la capital marroquí, no dejes de acercarte a visitar sus puertas. Estamos seguros de que no te van a dejar indiferente.

¿A que te hemos convencido de que Marruecos es mucho más que Marrakech? Si te decides a visitar Rabat próximamente, déjanos en los comentarios qué te ha parecido.

Artículo escrito por Ángela Olea, de Comiviajeros

Contenido Relacionado