¿Qué hacer en Marrakech? A casi todos se nos vienen a la cabeza las imágenes de una bulliciosa plaza al caer el sol, la vida agitada de la medina y la estilizada figura del minarete de la Kutubía, pero la ciudad marroquí es muchísimo más. En IATI, expertos en seguros de viaje, no escondemos lo mucho que nos gusta Marruecos, que nos brinda un cambio de aires radical a pocas horas de viaje desde España. Por ello, aquí queremos contarte los principales atractivos turísticos qué ver en Marrakech.

Visitar la Plaza Jamaa el Fna tanto de día como de noche

Sería muy raro que no pasaras por la Plaza Jamaa el Fna varias veces durante tu visita a Marrakech porque es su centro neurálgico. Esta enorme explanada, además de ser bonita, es un hervidero de vida en cualquier momento del día. Cuando todavía reina el sol, los vendedores de zumos de naranja y dátiles conviven con los encantadores de serpientes. Al atardecer, te perderás por el enjambre de puestos de comida desde los que salen unos especiados olores a los que no te podrás resistir. Por eso, si buscas qué hacer en Marrakech por la noche, no lo dudes, acércate a Jamaa el Fna y no te aburrirás.

A la hora de visitar la plaza, queremos que tengas en cuenta varias cosas. La primera es que, por favor, practiques turismo responsable y no te hagas fotos con los animales que exhiben. Ten mucho cuidado, ya que muchas veces, sin ni siquiera esperarlo, ya los tendrás encima. También, como el agua no es potable, conviene tener ojo a la hora de elegir dónde comprar el famoso zumo de naranja, ya que a veces lo rebajan con agua. Y, si bien la plaza es bonita a ras de suelo, lo es aún más si la ves desde arriba. Por eso, una de las cosas que hacer en Marrakech sí o sí es subir al Café Glacier y tomarse un té de menta al caer el sol.

qué ver en Marrakech

Disfrutar del Jardín Majorelle, algo precioso que ver en Marrakech

Uno de los rincones más conocidos que ver en Marrakech es el Jardín Majorelle o Jardines Majorelle. Se trata de unos preciosos jardines botánicos diseñados por el artista francés Jacques Majorelle en 1924 y adquiridos en 1980 por el famoso diseñador Yves Saint Laurent. Con más de 300 especies de plantas traídas del mundo entero, fuentes, lagos y coloridos edificios, será difícil resistir la tentación de subir una foto a Instagram.

Se ubica a unos 30 minutos caminado de la medina y te aconsejamos ir pronto, ya que se ha convertido en una de las estrellas del turismo de Marrakech y las colas para entrar acostumbran a ser enormes.

Como oasis dentro del caos, la ciudad marroquí está llena de jardines muy cuidados. Otro de los que puedes visitar en Marrakech, si tienes más tiempo, es Le Jardin Secret. Si bien no es tan bonito como el anterior, su ubicación a solo 5 minutos andando de Jamaa el Fna, lo convierten en un destino estupendo para darse un respiro.

qué hacer en Marrakech

Presentar tus respetos en las tumbas saadíes

Las tumbas saadíes datan del siglo XVI, pero no fueron redescubiertas hasta 1917. El mausoleo se compone de varias zonas, siendo la más impresionante la Sala de las Doce Columnas. Como su nombre da a entender, en ella encontrarás doce columnas de mármol blanco que sostienen una cúpula de madera de cedro, que es una verdadera obra de arte. En esta y las salas contiguas descansan los miembros de la dinastía Saadí, mientras que en los jardines lo hacen sus sirvientes y soldados.

Desarrollar el arte del regateo en la Medina

Hasta ahora te hemos recomendado lugares concretos que ver en Marrakech, pero algo que no puedes dejar de hacer es, simplemente, caminar por la Medina y perderte por los diferentes zocos. En la antigüedad, estos mercados se agrupaban por tipo de producto, y a día de hoy todavía puedes visitar, por ejemplo, el zoco de los tintoreros (tejidos de lana), el zoco Tillis (alfombras) o el zoco Nejjarine (madera). Aun así, esto ya se ha ido desvirtuando poco a poco y podrás comprar babuchas, chilabas, especias y té casi en cualquier lado.

Esto es, por supuesto, algo que hacer en Marrakech gratis, pero será difícil que no caigas en la tentación de comprar. Los marroquíes son buenos y persistentes vendedores, saca a entrenar tus artes del regateo y no hagas caso a quien te quiera llevar a una tienda, ya que, posiblemente, pagarás más.

Como estamos hablando de la Medina de Marrakech, no podemos dejar de recomendarte que prestes atención a la impresionante muralla de 15 kilómetros que la rodea. De arcilla y adobe, está salpicada por varias puertas, siendo la más conocida la Puerta de Bab Agnaou.

viajar a Marrakech

Contemplar la Mezquita Kutubía

Su minarete de 66 metros reina la ciudad y será muy difícil que no la veas en algún momento. La Mezquita Kutubía o Koutoubia es la mezquita más importante de Marrakech y también una de las más conocidas de Marruecos. Por ello, es imposible acceder a su interior si no eres musulmán. Aun así, merece la pena acercarse a verla desde fuera o desde algún restaurante con terraza de los alrededores. También se obtiene una buena perspectiva desde el Parc Lalla Hasna, un pintoresco parque ubicado en la parte trasera.

¿Te resulta familiar? Dicen que el minarete sirvió de modelo para la construcción de la Giralda de Sevilla.

Mezquita Kutubía, Marrakech

Visitar el Palacio de la Bahía, un imprescindible que hacer en Marrakech

Otro de los rincones que visitar en Marrakech imprescindibles es el Palacio de la Bahía. Construido a finales del siglo XIX con el objetivo de ser el palacio más impresionante del planeta, pasear por él es trasladarse a otra época. Este conjunto arquitectónico ocupa 8 hectáreas al sur de la Medina. Entre sus edificios destaca el harén, con un bonito patio central en el que las concubinas podían salir a refrescarse.

Si tienes más tiempo, otra de las cosas que hacer en Marrakech es visitar el Palacio El Badi. Este fue construido a finales del siglo XVI por el sultán Ahmed al-Mansur para celebrar su victoria sobre Portugal. La celebración fue por todo lo alto, puesto que se hicieron 360 fastuosas habitaciones. Por desgracia, a día de hoy no podemos verlas, pero la visita de los jardines sigue siendo muy interesante. Como curiosidad, dicen que el diseño de los planos de este palacio estuvo influenciado por los de la Alhambra granadina.

Maravillarte con la Madrasa Ben Youssef

Las madrasas o medersas son escuelas musulmanas donde se estudia principalmente el Corán. Pues es la de Ben Youssef, construida en el siglo XIV, la más importante de Marruecos y también la más bella. Lo que más destaca del edificio es el patio central, con arcos y paredes repletas de intrincados azulejos. A pesar de que dejó de ser utilizada para propósito escolar en 1960, luce más bonita que nunca, ya que ha sido restaurada y reinaugurada a mediados de 2020. Sin duda, su visita es algo imprescindible que hacer en Marrakech.

Madrasa Ben Youssef

Pasear por Mellah, el barrio judío de Marrakech

El contrapunto a toda esta belleza árabe lo pone el interesante barrio de Mellah. Este es el antiguo barrio judío de la ciudad. Puede decirse que su fundación se dio a mediados del siglo XVI, cuando los judíos fueron expulsados de España y Portugal y llegaron hasta aquí buscando refugio y creando una de las comunidades hebreas más grandes del momento. Aunque la presencia judía a día de hoy es casi testimonial, merece la pena perderse por sus calles, mucho más tranquilas, y echar un vistazo a la sinagoga de Al Azama, ubicada junto al cementerio judío.

La mejor manera de empezar a explorar sus callejones rojizos es entrando por la plaza des Ferblantiers (plaza de los hojalateros), donde podrás encontrar muchísimas tiendas dedicadas a la venta de objetos de hojalata y otros metales. Si algo que tienes pensado hacer en Marrakech es comprar joyas, se dice que en Mellah los precios del oro y la plata son mejores.

Relajarte en un riad y un hamman

Un riad es un antiguo palacio árabe, normalmente de pequeño tamaño, que dispone de patio interior y que ha sido reconvertido en hotel para delicia de los turistas. Alojarte en ellos es una experiencia estupenda, ya que podrás disfrutar de la hospitalidad marroquí y escaparte del calor que suele hacer en la medina dándote un chapuzón en las piscinas que suelen tener en el patio. Uno de los más antiguos y conocidos es Dar Cherifa, pero sí que es cierto que no es muy económico, así que siempre puedes acercarte a tomar un té o a cenar.

Finalmente, ya que estamos hablando de disfrute y relax, no puedes dejar la oportunidad de regalarte una experiencia en un hamman. Estos baños árabes son perfectos para acercarse más a la cultura islámica y, por supuesto, reconstituirse después de haber tachado de la lista de cosas que ver en Marrakech todos los lugares anteriores.

Relajarte en un riad y un hamman

Como ves, no son pocas las cosas que hacer en Marrakech, ¡y eso que solo hemos hablado de las principales! Por ello, nuestro consejo es que no le dediques menos de 3 días. Si tienes más tiempo, te recomendamos que visites el Palmeral de Marrakech, el barrio de Guéliz y los jardines de Menara. Además, también puedes hacer alguna excursión a las cascadas de Ouzoud o a la ciudad costera de Esauira.

En el blog de IATI encontrarás muchísima información para tu viaje a este maravilloso país africano. No te pierdas estos artículos: ¿Es seguro viajar a Marruecos?, Ruta por Marruecos de 7 días, Guía y consejos para viajar a Marruecos y 9 planes que hacer en Marruecos.