10 rincones de España perfectos para desconectar

Si te gusta la naturaleza y los paraísos cercanos, estás de suerte porque hoy en el blog de IATI Seguros de viaje te mostramos 10 rincones de España perfectos para desconectar y disfrutar de una escapada inolvidable. ¿Te apetece olvidarte de las prisas, del dictado del reloj e invertir toda tu energía en hacer lo que realmente te apetece? Pues ve tomando nota. España está llena de rincones maravillosos que te esperan a la vuelta de la esquina. Algunos son muy conocidos y otros no tanto, pero te aseguramos que todos merecen tu tiempo de ocio.

Catoira (Pontevedra)

Playas fluviales, bosques, marismas, petroglifos, rutas de senderismo, molinos de viento, marea y agua, una romería vikinga -declarada de Interés Turístico Internacional- que se celebra en agosto, y las Torres del Oeste, un conjunto fortificado del s. IX que resistió los ataques de los ejércitos normandos y los piratas sarracenos. Todo esto encontrarás en Catoira, un bonito concello de las Rías Baixas emplazado en la desembocadura del río Ulla. Un consejo: descárgate la app Torres de Oeste que contiene información histórica sobre la fortaleza y la romería vikinga, datos de interés y una audioguía. Está disponible en Google Play y Apple Store.

Catoria Pontevedra

Selva de Irati (Navarra)

En primavera de tiñe de verdes. En otoño, de amarillos, marrones y rojos intensos, y solo la Selva Negra de Alemania le gana en extensión, que no belleza. Te hablamos de la Selva de Irati, el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa. Un bosque prácticamente virgen, situado en el Pirineo oriental navarro, donde dicen que habitan seres mitológicos como las lamias o Basajaun, el señor del bosque, que te protegerá mientras recorres sus senderos balizados a pie o en BTT. Arroyos, helechos, torrentes, enclaves perdidos en la espesura… Desconectar de todo nunca fue tan fácil en Irati. Eso sí, no olvides nuestra máxima: sé responsable y respeta la fauna, la vegetación y el patrimonio de este tesoro natural cuyo valor ecológico es incalculable.

Selva de Irati, Navaraa

Las Médulas (El Bierzo, León)

Si te acercas a la leonesa comarca de El Bierzo, descubrirás un paisaje que se diría de otro mundo: Las Médulas. En su día fue la mayor mina de oro a cielo abierto del Imperio Romano. Hoy es un tesoro mucho más valioso declarado Patrimonio de la Humanidad. Un capricho de la naturaleza moldeado por el hombre formado por farallones de arena roja que emergen entre la vegetación. Para comprender el valor de este paisaje cultural, lo mejor es que inicies tu visita en el aula arqueológica para después ir al centro de recepción de visitantes donde te informarán de las rutas que recorren este antiguo yacimiento. Imprescindible: al atardecer sube al mirador de la Orellán para ver cómo el sol se esconde entre Las Médulas. Es una experiencia brutal.

Las Médulas, El Bierzo

Pals (Girona)

En un listado de turismo de proximidad y escapadas para desconectar como este, no podía faltar Pals, un municipio situado en el corazón del Empordà que tiene todo lo que necesitas para olvidarte de la rutina. Una preciosa villa medieval amurallada con callejuelas empedradas, casas de piedra arenisca y torres visigóticas, y una extensa playa dividida en dos tramos -Platja del Grau y Platja Gran-, perfecta para ir en familia, practicar deportes náuticos o descansar con las islas Medes como telón de fondo. Hablando de vistas, sube al macizo de Quermany para contemplar una panorámica que abarca la villa, la zona de marismas, los arrozales y la playa. De vuelta a la villa, que pertenece a la asociación Cittaslow, prueba su plato más típico, el arròs de Pals a la cassola.

Pals, Girona

Torcal de Antequera (Málaga)

A tan solo 30 kilómetros de Málaga te espera otro Patrimonio de la Humanidad, el Torcal de Antequera, uno de los paisajes kársticos más impresionantes de Europa. 1.171 hectáreas de torcas, desfiladeros y cuevas. Un puzle de piedra caliza, fósiles marinos y rocas que emergió del mar de Tetis y modeló la erosión del agua, el hielo y el viento. Puedes recorrerlo por libre o con una visita guiada. Sea cual sea tu opción, trata de estar allí al atardecer para ver cómo los últimos rayos de sol difuminan su abrupta fisonomía. Camina cuanto quieras por sus senderos, pero no olvides visitar el área expositiva del centro de visitantes y acércate al Mirador de las Ventanillas. Realmente vale la pena.

Desierto de Tabernas (Almería)

Entre las Sierras de los Filabres y Alhamilla, al norte de la ciudad de Almería, reina el silencio sobre las áridas llanuras, cárcavas, estepas de gramíneas y ramblas azotadas por el sol del desierto de Tabernas. Aquí encontrarás especies endémicas, espartales que tiñen de amarillo la tierra seca y cuarteada, caseríos abandonados y algún que otro decorado de películas que sigue tirando de la veta de los spaghetti western que Sergio Leone rodó en este desolado Paraje Natural. Sí, sobrecogedor es el adjetivo que mejor le encaja. ¿Una recomendación? Acércate hasta el pueblo de Sorbas para ver otro guiño de la naturaleza: el karst de los Yesos de Sorbas.

Desierto de Tabernas, Almería

Caldera de Taburiente (La Palma)

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es otro paraíso cercano en el que las prisas no son bienvenidas. Sus imponentes paisajes lo convierten en la joya natural de La Palma, una isla que está declarada Reserva de la Biosfera y destino ‘Starlight’ por la calidad de su bóveda celeste. De origen volcánico, esta gran depresión de más 8 kilómetros de diámetro está formada por escarpados barrancos, torrentes que se precipitan en cascadas y arroyos, coladas y especies únicas del archipiélago canario. Cálzate unas buenas botas, recorre sus senderos, detente en sus miradores y sube al Roque de los Muchachos para contemplar su impresionante estampa desde el punto más alto de la isla.

Caldera de Taburiente, La Palma

Valldemossa (Mallorca)

¿Otro destino en el que aislarte del mundo? Valldemossa, uno de los pueblos más bonitos de Mallorca y, para muchos, de toda España. La Real Cartuja, el palacio del Rey Sancho o el antiguo monasterio de Miramar son solo algunos ejemplos de su patrimonio. Súmale su ubicación, en plena Sierra de Tramuntana, y una fisonomía de calles y casas empedradas que no ha cambiado desde hace siglos, y entenderás por qué logró encandilar a genios como Rubén Darío, Unamuno, o Chopin y George Sand. Ellos hallaron la inspiración que buscaban en este rincón balear, tú, el lugar perfecto para desconectar de la rutina. Las mejores vistas panorámicas las encontrarás en los miradores de Puig de Sa Moneda y Miranda des Lladoners, y en Sa Marina, el puerto de Valldemossa.

Valldemossa (Mallorca)

Monfragüe (Cáceres)

¿Se te ocurre algo más relajante que observar el vuelo de un águila imperial o un buitre leonado en un parque nacional? Pues es lo que te espera si te acercas a Monfragüe, uno de los mejores ejemplos de bosque mediterráneo de nuestro país en el que habitan estas y otras especies de aves como la cigüeña negra, el alimoche o el búho real. Podrás verlas desde miradores como el Salto del Gitano, la Portilla del Tiétar o el Castillo de Monfragüe en donde, además, podrás contemplar una vasta panorámica de este parque en el que el Tajo dibuja preciosos meandros. Para completar tu escapada te recomendamos visitar Trujillo y adentrarte en una típica dehesa extremeña.

Monfragüe (Cáceres)

El Hierro (Canarias)

Reserva de la Biosfera y cien por cien sostenible gracias a las energías renovables. Magnífica carta de presentación de El Hierro, una isla en la que detenerse a cada paso debería ser obligatorio. Es la más pequeña de las Canarias, sí, pero no se queda atrás si hablamos de diversidad: paisajes volcánicos, acantilados de vértigo, bosques milenarios, tierras fértiles… ¿Por dónde empezar? Tal vez por darte un baño de agua salada en la piscina natural del Charco Azul, subir al mirador de la Peña para divisar el valle de El Golfo de la mano de César Manrique, descubrir los valiosos fondos de la reserva marina de La Restinga, o recorrer el Parque Rural de Frontera con sus árboles retorcidos por el viento que alcanzan los 8 metros de altura. Irresistibles planes, ¿no te parece?

El Hierro (Canarias)

Como puedes ver, las propuestas que te sugerimos son de lo más variadas. Cuéntanos, ¿por cuál de estos 10 rincones de España te decantas para desconectar en tu próxima escapada?

Artículos escrito por Alícia Bea, de Objetivo Viajar

Post has Array comments
  • laura Publicado 4 diciembre, 2018 en 3:22 pm Responder

    Magnífico!! Lugares tremendamente bonitos al alcance de cualquiera! Bonito post, creo que me decanto por Las Médulas! Lo conozco y es un lugar increíble

    • IATI Blog Publicado 5 diciembre, 2018 en 3:03 am Responder

      Gracias por comentar, Laura 🙂 Las Médulas es un lugar que nos enamora a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies