Itinerario de viaje a Jordania de 12 días

Callejear por Ammán, flotar en el Mar Muerto, recorrer el desfiladero del Siq, adentrarte por la maraña de paisajes que componen Wadi Rum, visitar Petra… Jordania es el fascinante país de Lawrence de Arabia y la Última Cruzada de Indiana Jones. Un sueño de roca, mar y arena que desde IATI Seguros de Viajes te invitamos a descubrir a través de un itinerario de viaje a Jordania de 12 días que te conquistará.

Antes de embarcarte en esta aventura, toma nota de estos consejos que te ayudarán a planificar tu viaje a Jordania. Lo primero que debes saber es que, a pesar de estar rodeado de países conflictivos, viajar a Jordania es totalmente seguro. De hecho, es un país que se preocupa mucho por cuidar al turismo, así que no tengas ninguna reticencia de este tipo.

Si eres de los que huyen de los viajes organizados, puedes recorrer el país por libre usando la red de autobuses públicos que conecta los principales puntos de interés, o alquilar un coche -las carreteras jordanas son bastante buenas. Otra alternativa si viajas con varias personas es coger un taxi colectivo, incluso para recorrer largas distancias. Eso sí, no olvides negociar antes el precio con el conductor.

En cuanto a la temperatura, se recomienda evitar el verano ya que como es zona desértica el calor puede resultar abrasador. Los inviernos no son excesivamente fríos aunque al anochecer el mercurio se desploma en el desierto. Las mejores épocas para viajar a Jordania son el otoño y la primavera.

Teniendo estos consejos en cuenta, hoy te ayudamos a diseñar tu itinerario de viaje a Jordania en 12 días. Comenzamos:

Itinerario de viaje a Jordania

Día 1: Llegada a Ammán, la capital del país

Ammán, marcada por la uniformidad cromática de los edificios color pastel que copan sus siete colinas, es una ciudad un tanto incomprendida que muchos solo ven como la necesaria puerta de entrada al país. No seas de los que piensan así y dale una oportunidad ya que estás en una de las ciudades más antiguas del mundo. Callejea por la medina, prueba un auténtico hummus y piérdete en alguno de sus mercados tradicionales de frutas y verduras. Así comprobarás que el jordano es uno de los pueblos más hospitalarios del mundo.

Ammán

Día 2: Explorando Ammán

Fue Rabbath-Ammon en la Edad de Hierro; Filadelfia durante la época nabatea, romana y bizantina; y Ammán con la llegada de omeyas y abasíes. Las huellas de las civilizaciones del Mediterráneo que la han colonizado desde la antigüedad pueden verse en la Ciudadela, un conjunto arqueológico que corona Ammán en el que destaca el Templo de Hércules, el Palacio de los Omeyas y los restos de una iglesia bizantina. Cerca de aquí está otro de los tesoros de la capital de Jordania: el teatro romano del siglo II.

Estos vestigios del pasado contrastan con la urbe moderna que está llena de sus cafés, tiendas de artesanía y mercados tradicionales. Si buscas una buena zona para cenar, déjate caer por los restaurantes de Rainbow Street.

Día 3: de Ammán a Petra, tras las huellas de los cruzados

En solo tres horas de trayecto, el autobús turístico te llevará a la parte moderna de Petra. Una vez instalado en el hotel, para llegar hasta la ciudad nabatea necesitarás coger un taxi. Si vas en coche, una buena idea es parar en el monte Nebo, desde cuya cima cuenta la leyenda que Moisés vio la Tierra Prometida. Muy cerca de aquí también puedes visitar la fortaleza de los cruzados Al-Karak y la ciudad de Madaba, conocida porque en la iglesia de San Jorge se encuentra el mosaico de las Cruzadas.

Madaba

Día 4: Petra, la ciudad nabatea

Es difícil explicar lo que se siente recorriendo las paredes verticales del estrecho desfiladero del Siq hasta la portada de una de las nueve maravillas del mundo moderno: Petra, la antigua ciudad de los nabateos. Las formaciones geológicas de esta garganta de piedra esconden templos, nichos, obeliscos y canales de agua que conviene descubrir despacio.

En este valle secreto excavado entre montañas, el pueblo nabateo construyó su ciudad hace más de dos mil años. Aunque la fachada del Tesoro atrae todas las miradas, Petra es mucho más así que planifica bien tu visita para explorar las Tumbas Reales, el Teatro, la calle columnada, el Monasterio, y todo el patrimonio hallado en esta ciudad perdida que permaneció oculta durante siglos al mundo occidental.

Petra

Día 5: Wadi Rum, el desierto rojo

A dos horas de Petra se encuentra otro de los lugares imprescindibles en este itinerario de viaje a Jordania de 12 días: el desierto de Wadi Rum, una zona protegida que cubre algo más de 700 kilómetros cuadrados situada al sur del país en la que se gestó la Revolución Árabe contra los otomanos. Para Lawrence de Arabia era un lugar místico, tocado por la mano de Dios. Y así es. Una inmensidad de montañas de casi dos mil metros, rocas y arena de tonos rojizos que cambia de tonalidad con el movimiento del sol y que, tras el espectacular atardecer, se cubre de un manto infinito de estrellas. Si tienes ocasión, sobrevuela los hipnóticos paisajes de Wadi Rum en globo. Te aseguramos que es una experiencia inolvidable.

Wadi Rum

Días 6 y 7: Relax en el Mar Rojo

Dicen los expertos que los fondos marinos del Mar Rojo son de los mejores lugares del mundo para bucear o hacer snorkel por su riqueza de flora y fauna. Esto es posible porque las tranquilas aguas y el buen clima de la única salida al mar de Jordania crean un ecosistema perfecto para sus más de 200 especies de corales y miles de peces. Para sumergirte en este paraíso natural solo tienes que acercarte a Aqaba, en el sudoeste del país. Un destino de playa en el que disfrutar, al menos, de un par de días de desconexión y tranquilidad para bordar unas estupendas vacaciones.

Mar Rojo

Día 8: Reserva de la Biósfera de Dana

Un buen ejemplo de la diversidad de paisajes que tiene Jordania es la Reserva Natural de la Biosfera de Dana. Un entorno perfecto para conectar con la naturaleza que reúne las cuatro zonas biogeográficas de Jordania: la sáharo-arábiga, la irano-turaniana, la sudanesa y la mediterránea, y que nos invita a dejar el móvil de lado, a disfrutar de sus espectaculares puestas de sol y a conocer la hospitalidad del pueblo beduino con un café árabe en la mano.

Reserva Biosefera Dana

Días 9 y 10: Mar Muerto

Otra vivencia que no puede faltar en tu viaje a Jordania de 12 días es alcanzar las orillas del Mar Muerto que separan Jordania de Israel. Con 80 km de largo, el spa natural más grande del mundo se encuentra en este gran lago salado situado a 430 metros bajo el nivel del mar. Envolverte en sus lodos –que fascinaron a la mismísima Cleopatra- y disfrutar de la agradable sensación de flotar es una de esas experiencias que todos deberíamos vivir, al menos, una vez en la vida.

Mar Muerto

Días 11: Regreso a Ammán

De vuelta a Ammán, puedes aprovechar para visitar la Galería Nacional de Bellas Artes o el Museo del Folklore, hacer una ruta de arte urbano, comprar artesanías y probar más sabores de la cocina de este país. ¿Algunas sugerencias? Un baba ganush -parecido al hummus pero de berenjena-, un refrescante tabbouleh o unos baklavas con un té con hierbabuena. ¡Esto es lo que se llama terminar un viaje con buen sabor de boca!

Día 12: Salida de Jordania

Tras casi dos semanas en ruta, toca despedirse de este increíble país. Esperamos que este itinerario de viaje de 12 días te anime a emprender tu próxima aventura en Jordania. Una cosa es segura, si lo haces, volverás fascinado. Palabra de viajeros.

Artículo escrito por Alícia Bea, de Objetivo Viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies