El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, momento de hacer balance de los logros conseguidos y de los retos pendientes para alcanzar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en todo el mundo. Desde IATI, tu especialista en seguros de vida, nos unimos a esta conmemoración internacional y te contamos por qué el 8 de marzo se celebra el Día de la Mujer y cuáles son las principales reivindicaciones de la lucha por la igualdad.

día de la mujer

¿Por qué el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer?

El 8 de marzo de 1857, miles de mujeres trabajadoras de la industria textil salieron a protestar a las calles de Nueva York por sus pésimas condiciones laborales. Bajo el lema ‘Pan y rosas’ reivindicaban una reducción de la jornada laboral y el fin del trabajo infantil. Tras esa primera reivindicación, mujeres de muchos otros países se fueron uniendo a la lucha por los derechos de género.

En 1910, se celebró en Copenhague (Dinamarca) la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas con la asistencia de más de 100 mujeres de 17 países, una cumbre en la que se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer trabajadora. Fue así como el 19 de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con actos reivindicativos en los que las mujeres reclamaban el derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a trabajar en igualdad de condiciones, a la formación profesional y a no ser discriminadas en el trabajo.

La celebración del Día Internacional de la Mujer se ha ido extendiendo durante décadas a otros países europeos y al resto del mundo, con el color morado como símbolo de la lucha feminista. En España, se celebra desde el año 1936. En algunos países, incluso, el 8 de marzo está declarado fiesta nacional.

El año 1975 fue declarado Año Internacional de la Mujer por la Organización de las Naciones Unidas y el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Dos años más tarde, se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional.

Día Internacional de la Mujer: retos pendientes

Sin duda, la situación de la mujer ha mejorado de forma importante desde esas primeras reivindicaciones, en especial en los países desarrollados, donde las mujeres tienen reconocidos los mismos derechos que los hombres: pueden acceder a los estudios superiores y ocupan cargos de responsabilidad en empresas e instituciones públicas, por ejemplo, algo impensable hace apenas unas décadas.

día de la mujer, reto pendientes

No obstante, quedan muchos retos pendientes para hablar de plena igualdad, ya que las mujeres continúan en situación de desventaja en diferentes ámbitos de la vida. Por ejemplo, el laboral: con más dificultades de acceso al mercado de trabajo, salarios más bajos o escasa presencia femenina en los cargos directivos, con un “techo de cristal” que dificulta el acceso a puestos de responsabilidad en las empresas. O en el ámbito familiar, donde las mujeres son responsables principales de las tareas domésticas y del cuidado de hijos y personas mayores sin recibir ninguna contraprestación económica por ello, una responsabilidad que les obliga en muchas ocasiones a renunciar a progresos en su carrera profesional.

La discriminación en ocasiones no es tan evidente, porque se produce de forma indirecta. Por ejemplo, con el actual sistema de pensiones por jubilación. Las mujeres acaban cobrando menos que los hombres en su pensión porque a lo largo de su vida laboral tienen más probabilidades que los hombres de trabajar a tiempo parcial, ya que cargan de forma desproporcionada con las responsabilidades de trabajo doméstico y de cuidado. De esta forma, son doblemente discriminadas.

Día de la Mujer: la situación de la mujer en el mundo

A nivel global, la situación de la mujer en el mundo continua en clara desventaja, tal como indican los datos de Naciones Unidas. Aunque de los 194 países del mundo 184 garantizan la igualdad entre hombres y mujeres en sus constituciones, la discriminación contra la mujer persiste en muchos ámbitos, desde las leyes y políticas a las normas y prácticas sociales, donde continúan vigentes los estereotipos por motivos de género.

Según Naciones Unidas, la desigualdad está presente en todos los ámbitos de la vida, con graves consecuencias para el desarrollo personal y social de las mujeres:

  • Nacionalidad. En más de 50 países, las mujeres se ven privadas de su derecho a adquirir, cambiar o retener su nacionalidad, lo que se traduce en la incapacidad para ejercitar los mismos derechos que los hombres en educación, salud, posesión de propiedades, libertad de circulación, participación política o trabajo.
  • Empleo. En todo el mundo, las mujeres perciben un 23 % menos de ingresos económicos que los hombres, lo que provoca una mayor incidencia de la pobreza y vulnerabilidad, mayor probabilidad de aceptar empleos inseguros y peor remunerados, así como una menor capacidad de ahorro e inversión.
  • En 29 países, los esposos son las cabezas del hogar por ley, controlan las decisiones clave y los documentos oficiales de la familia. En algunos casos, pueden restringir el derecho a trabajar o a abrir una cuenta bancaria por parte de sus esposas.
  • Orientación sexual e identidad de género. 68 países penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, lo que provoca una mayor vulnerabilidad ante la violencia, arrestos y detenciones arbitrarias, así como violaciones del derecho a la privacidad y a la no discriminación.
  • Educación. En todo el mundo, 750 millones de adultos son analfabetos y las mujeres representan dos tercios del total. La falta de educación tiene múltiples efectos, desde menos recursos económicos y productivos hasta peores condiciones de salud y bienestar, así como mayores obstáculos para participar en las esferas de toma de decisiones.
  • Trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Por día, las mujeres dedican tres veces más horas que los hombres a las tareas domésticas y de cuidados no remunerados, lo que se traduce en menos tiempo para el trabajo remunerado y para la educación y el tiempo libre.
  • Violencia infligida por la pareja. En todo el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual en algún momento de su vida, lo que provoca consecuencias negativas en la vida y la salud de las mujeres, con implicaciones socioeconómicas en ellas mismas, su familia y la sociedad.
  • Mutilación genital femenina. Una de cada tres niñas de entre 15 y 19 años han sido sometidas a la mutilación genital femenina en los 30 países donde la práctica es más frecuente, con el consecuente trauma emocional y físico, los riesgos para la salud y posible muerte.
  • En todo el mundo, más de una de cada diez mujeres de entre 15 y 49 años no cuentan con recursos suficientes de planificación familiar, lo que provoca que tengan una capacidad limitada de decidir sobre el embarazo y la familia, a la vez que aumentan los índices de mortalidad materna e infantil.
  • Política. Las mujeres ocupan apenas el 24 % de los escaños parlamentarios en todo el mundo. Por ello, a menudo las políticas públicas se elaboran sin los aportes significativos de las mujeres ni perspectiva de género.

podemos hacerlo, día de la mujer

Día de la mujer: mucho que celebrar

Aunque las mujeres continúan siendo discriminadas en muchas esferas, son muchos los logros que celebrar este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. En una sociedad como la nuestra, las mujeres tiene reconocidos los mismos derechos por ley y se lucha por la igualdad de oportunidades desde el ámbito político y social, por ejemplo, con medidas que facilitan la conciliación de la vida personal y laboral, programas de apoyo a las mujeres emprendedoras o ayudas para madres solteras, que intentan paliar las desventajas de hacer frente a la maternidad en solitario.

Ser soltera y vivir de forma independiente ya no tiene la connotación negativa de antaño y hoy en día se puede disfrutar del estilo de vida single sin estereotipos. De igual forma, cada vez más mujeres se sienten empoderadas para formar una familia monomarental, son las llamadas “madres solteras por elección”, y es cada vez más numeroso el apoyo que reciben tanto de la Administración pública como de las asociaciones de madres solteras.

mujer trabajadora

Desde el #compromiso IATI como empresa inclusiva, IATI cuenta con seguros de vida baratos que te protegen como mujer sea cual sea tu modelo familiar y estilo de vida. El IATI Vida Familiar e Hipotecas, desde 8,70 euros al mes, es ideal para mujeres que viven en pareja y tienen hijos. El IATI Vida Singles, desde 2,40 euros al mes, pensado para mujeres que llevan un estilo de vida independiente. Y el IATI Vida Activa, desde 4,20 euros al mes, cubre a mujeres que disfrutan del deporte, los viajes y los desplazamientos. Contacta con IATI y empieza a proteger tu futuro.

Contenido Relacionado