Ser cada día más felices. Ese es nuestro objetivo para el año que viene. Por eso desde IATI, tu especialista en seguros de vida, te proponemos 5 propósitos diferentes para el Año Nuevo, 5 tácticas pensadas para alcanzar el objetivo. Lo de dejar de fumar, ir al gimnasio o dedicar más tiempo a la familia es una pantalla superada. Vamos a por el siguiente nivel.

1. Invertir más tiempo en ti

El trabajo, la familia, los amigos… todos reclaman más tiempo y más dedicación. Pero ¿y el tiempo para ti mismo? Para cuidarte, para mimarte, para hacer deporte, para relajarte, para hacer lo que realmente te gusta. Propuestas para el año que viene:

  • Hacer deporte aumenta la autoestima, fomenta la socialización y ¡por supuesto! es altamente beneficioso para la salud. Natación, running, esquí o cualquier otro. Escoge tu deporte ideal y empieza a practicar. Tus endorfinas se revolucionarán y te proporcionarán esa sensación de bienestar que también puedes llamar… felicidad.
  • Prueba también una actividad nueva, plantéate un reto. ¿Qué tal, por ejemplo, el trekking?
  • Apúntate a alguna práctica que te permita equilibrar el cuerpo y la mente. ¿Conoces todos los beneficios que te aporta el yoga? Las actividades de relajación y de crecimiento personal también te ayudarán.

propósitos para año nuevo

2. Aprender algo nuevo

Algo que te haga feliz. Puede ser hablar un nuevo idioma, o tocar un instrumento, o cocinar nivel chef, o pintar, o apuntarte a un curso sobre un tema que te interese… Incluso quizás sea el momento de plantearte acceder a aquella carrera universitaria que siempre te gustó.

3. Practicar y fomentar el consumo responsable

Hay mil maneras de hacerlo, y seguro que te proporcionarán una alta satisfacción personal:

propósitos para año nuevo

4. Hacerte un seguro de vida

Es un producto que redunda directamente en tu tranquilidad y, por lo tanto, también en tu felicidad. Por muchas endorfinas que segregues, por mucha relajación que practiques o por muy satisfecho que estés con tu vida, si no tienes tu futuro y el de los tuyos cubierto, tendrás una desazón que te asaltará de vez en cuando. Es la preocupación, que no te permite ser del todo feliz.

Entra en la web de IATI para conocer nuestros seguros de vida baratos y saber cuál es la póliza que más te conviene. Puedes pedir presupuesto en unos pocos minutos y, cuando te hayas decidido, contratar 100 % online tu seguro de vida.

Y si ya tienes un seguro de vida, pero lo tienes con el banco porque cuando te concedieron la hipoteca te dijeron que lo tenías que hacer con ellos, recuerda que la ley hipotecaria acabó con la vinculación. Eres libre de contratar tu seguro de vida con quien quieras (y además, si te cambias a una correduría especializada te saldrá de media un 48 % más barato que con el banco). Cambiar tu seguro de vida es muy fácil.

5. Date el capricho, este año sí

¿Tienes un sueño, un plan, un capricho que siempre vas aplazando? Porque tienes muchos gastos, o porque no tienes tiempo de organizarlo, o porque puedes pasar sin él… ¡Pues este año va a ser que sí! Ponlo en el primer lugar en tu lista de propósitos y cuélgalo en la puerta de la nevera. Bien grande, para verlo cada día: “Agosto: viaje a Japón”.

propósitos para año nuevo

Cómo conseguir cumplir los propósitos

No queremos darnos cuenta en febrero de que ya hemos renunciado a nuestros propósitos, ¿verdad? Eso ya nos ha pasado alguna vez, y no se va a repetir este año.

Todo es cuestión de motivación. Por eso hay que poner el foco en el aspecto que más nos atrae de nuestro propósito e intentar obviar lo que nos resulta más pesado o difícil de cumplir. Por ejemplo, si he decidido empezar a hacer trekking y sé que me va a tocar madrugar el fin de semana -¡y eso no me gusta nada!- debo intentar no pensar demasiado en ello y centrarme en la visualización de los espacios naturales que voy a conocer y de la satisfactoria experiencia que voy a vivir. ¡Puede hacerse, es cuestión de práctica!

propósitos para año nuevo

Otro truco que nos irá bien para cumplir los propósitos de año nuevo es que los objetivos sean razonables y alcanzables. Por ejemplo, si llevo una vida sedentaria no me puedo plantear una ruta de trekking de tres días para empezar. Márcate miniobjetivos que te proporcionen pequeñas victorias. Pasito a pasito, el camino es más fácil. Y no te machaques si no cumples alguno de estos retos (“Este fin de semana necesito cama, sofá y manta”). Quizá lo más sensato sea cambiarlo por uno más asequible, o simplemente aplazarlo.

Amigos, seguidores y clientes, ¡el equipo de IATI os desea un Año Nuevo lleno de felicidad!