6 cosas que hacer en Sri Lanka

A Sri Lanka se la conoce como “la lágrima de India”, y es que por su tamaño, ubicación, forma e historia no le podría venir mejor este apodo. Un destino que ofrece una buena combinación de cultura, naturaleza, paisajes y color para el que te recomendamos viajar con el respaldo de un buen seguro de viaje con el que tenerlo todo controlado. Y así disfrutar tranquilamente de estas 6 cosas que hacer en Sri Lanka.

No fue hasta 1972 cuando Sri Lanka se llamó Sri Lanka, hasta entonces había sido Ceilán y es posible que así la recuerden los más mayores. Entre el siglo XVI y el XX portugueses, holandeses e ingleses se la disputaron como colonia, pero mucho antes los antiguos cingaleses habían nutrido la isla de espectaculares palacios, grandes templos y algunas de las más bellas representaciones de Buda del mundo.

Un destino que te acogerá con los brazos abiertos en pleno Golfo de Bengala y en el que no deberías dejar pasar la oportunidad de experimentar ninguna de estas 6 cosas que te recomendamos hacer en Sri Lanka.

que hacer en Sri Lanka

1. Recorrer el triángulo cultural de Sri Lanka: Anuradhapura, Polonnaruwa y Sigiriya

Aquí, en el centro norte de la isla, las ciudades de Anuradhapura, Polonnaruwa y Sigiriya forman el triángulo cultural donde nació todo. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, hoy podemos recorrer sus ruinas para comprender el verdadero poder de la antigua Ceilán.

  • Primero Anuradhapura: Esta ciudad fue fundada en el s. IV a.C. y fue la primera capital de Ceilán. Pasarás por grandes estupas, viejos templos y estatuas de Buda casi perfectas. Además, aquí se encuentra el Sri Maha Bodhi, el árbol sagrado al que los budistas en Sri Lanka deben peregrinar al menos una vez en la vida.

¿Un consejo? Cuando rodees una estupa recuerda hacerlo siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

que ver en Sri Lanka

  • Después Polonnaruwa: Esta ciudad tomó el relevo como capital en el año 993, cuando los tamiles llegados de India arrasaron Anuradhapura. Aquí las ruinas de edificios civiles y religiosos se suceden unas tras otras, y las tres figuras de Buda de Gal Vihira, esculpidas en una misma roca, son consideradas las mejores del arte cingalés.

¿Un consejo? Recorre Polonnaruwa a tu aire y en bicicleta, las distancias son grandes y agradecerás pedalear de un lado a otro a tu ritmo parando donde más te plazca.

  • Y no olvides Sigiriya: La peculiaridad de Sigiriya es la ubicación de sus ruinas, en lo alto de una gran roca conocida como “La Roca del León”. Aquí encontrarás restos de un complejo palaciego, un antiguo monasterio y unas vistas espectaculares.

¿Un consejo? Para observar cómo Sigiriya se levanta en medio del bosque te recomendamos subir al cercano cerro de Pidurangala y disfrutar allí de un atardecer difícil de olvidar.

imperdibles en Sri Lanka

2. Viajar en tren atravesando las nubes entre montañas de té

La parte central de Sri Lanka asciende hasta los casi 2.000 metros de altitud y la mejor manera de ascender y recorrer sus montañas es en tren, sin duda el medio de transporte por excelencia de la isla. Subirás serpenteando por montañas que se cubren de niebla y plantaciones de té, hasta llegar a poblaciones como Nuwara Eliya y Ella. Aquí es posible que encuentres los paisajes más espectaculares de todo tu viaje por Sri Lanka.

Nuwara Eliya es una ciudad anclada en las alturas que aún mantiene algunos edificios de su legado colonial inglés, mientras que Ella se acoge a su verde encanto natural. Si quieres conocer la interesante historia del té de Ceilán y conocer su proceso de producción te recomendamos visitar la antigua fábrica de Mackwoods, en Nuwara Eliya, ahora propiedad de Damro Labookellie Tea.

campos de te en Sri Lanka

3. Fascinarte en las cuevas de Dambulla

Las cuevas de Dambulla tienen más de 2.000 años de antigüedad, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991 y cuando entres en ellas comprenderás rápidamente por qué. Tas subir una larga escalera de piedra llegarás a un complejo de cinco cuevas completamente decoradas con pinturas y numerosas esculturas de Buda, dioses hindúes y reyes cingaleses. El magnífico estado de conservación es realmente impresionante.

4. Sumergirte en la naturaleza más salvaje de Sri Lanka

Pero además de cultura e historia Sri Lanka es también naturaleza. A pesar de su reducido tamaño alberga una diversidad de flora y fauna de lo mejorcito de Asia. Con un poco de suerte, y haciendo algún safari en alguno de sus numerosos parques nacionales, podrás ver multitud de elefantes, cocodrilos y otros reptiles, ciervos, búfalos de agua, osos, jabalís, mangostas, monos, infinidad de aves e incluso leopardos. Los parques nacionales de Yala, Minneriya, Kaudulla, Udawalawe y Bundala son los mejores sitios para disfrutar de la fauna salvaje.

elefantes en Sri Lanka

5. Recorrer la costa sur en busca de relax

En el sur de Sri Lanka es donde encontrarás las playas más bonitas del país, esas que parecen sacadas de una postal con su arena reluciente y verdes palmeras al borde del mar. En Unawatuna, Mirissa y Medaketiya encontrarás parajes suficientes para alimentar tus ganas de playa, un ritmo más tranquilo y atardeceres que invitan al relax.

En esta zona la parte cultural la pone Galle, también Patrimonio de la Humanidad. Una bonita y pequeña ciudad que conserva edificios coloniales, un fuerte holandés, parque de muralla y un faro que se levanta junto a una de sus playas. Y si sigues con ganas de naturaleza, animales salvajes y libres, no dejes pasar la oportunidad de embarcarte en Mirissa en busca de ballenas azules, el mayor animal que jamás haya poblado el planeta.

6. Disfrutar de la gastronomía tradicional

Si eres de esas personas que disfrutan descubriendo nuevos sabores y platos nunca antes vistos en Sri Lanka lo vas a pasar en grande. Si el pan tradicional es el roti, plano y de harina de trigo, el plato más famoso y popular de la isla es el kothu roti, o simplemente kothu. Para hacerlo se trocea el roti sobre una plancha con la ayuda de dos espátulas y se mezcla con verduras, huevo y generalmente pollo. El sonido que hacen las espátulas metálicas sobre la plancha te guiará hasta el restaurante más cercano. Pero si quieres ir un paso más allá (por favor ¡hazlo!) no deberías perderte tampoco un buen rice & curry, un egg hopper para desayunar, un rico pol sambol de coco, alguna samosa y algún ulundu vadai, rotis rellenos de pescado y vegetales, algún plato con jackfruit, como el jack fruit curry, y por supuesto té, mucho té con leche hiper azucarado, como se suele tomar. Cuando hayas probado todo esto querrás volver a Sri Lanka cuanto antes. Garantizado.

que comer en Sri Lanka

Artículo escrito por Roberto Ruiz de  El Mundo Patas Arriba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies