10 lugares imperdibles que ver en el norte de India

Resumir India en solo unos pocos lugares es tarea imposible. Este país es tan extenso en kilómetros y cultura que se escapa a todo intento de sintetizarlo en cualquier lista. Sin embargo, con el ánimo de facilitarte la organización de tu viaje, en IATI nos hemos propuesto la tarea de recopilar esos lugares que creemos que hay que ver en el norte de India.

Y para que esta lista sea representativa de la diversidad de India, verás que en ella hemos incluido destinos que abarcan diferentes paisajes, lenguas y culturas; para que vuelvas a casa aún más sorprendido de todo lo que puede caber en ese caótico, extraño y maravilloso país. Prepara tu equipaje y hazte ya con tu seguro de viaje a India, que te llevamos a los mejores rincones del país.

Qué ver en el norte de India

1. Varanasi

La ciudad sagrada por excelencia de India no deja indiferente a nadie. Los hindúes sueñan con que sus restos sean sepultados bajo las aguas del río Ganges y ese desfile de lo sagrado se respira en cada una de sus calles. Un día cualquiera en Varanasi comienza con un amanecer que baña de luz todas las casas y continúa con un incesante juego de rituales a las orillas del río que no es apto para personas fácilmente impresionables.

Los rituales, los colores, la comida, el olor a especias; todo lo que es India, está plasmado en las calles de Varanasi.

Que ver en el norte de India

2. Jodhpur

El estado de Rajastán parece sacado de un cuento de las mil y una noches. Sus pueblitos, como Jodhpur, te transportan a otra época. Este lugar conocido como la ciudad azul, por sus casas pintadas de ese color, tiene su atracción estrella en la fortaleza de Mehrangarh. Desde ella se puede gozar de la mejor vista de la ciudad para, después, adentrarse en la agitada vida del centro histórico.

Jodhpur en el norte de India

3. Jaisalmer

Si Jodhpur es la ciudad azul de Rajastán, Jaisalmer es conocida como la ciudad dorada, por el modo en el que el sol baña a esta ciudad, haciendo parecer que sus casas están cubiertas de una fina capa de oro. Como es habitual en este estado de India, el atractivo de Jaisalmer también es su fuerte, al que califican como uno de los más bonitos del mundo.

Jaisalmer y su bonito lago

4. Khajuraho

Los templos de Khajuraho son uno de esos lugares que hay que ver en el norte de India para entender su historia y riqueza cultural. La singular arquitectura de estos templos jainistas e hinduistas les han valido la especial mención de Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Quizás habrás oído hablar de ellos por sus esculturas eróticas, pero el detalle decorativo de los templos también incluye otros aspectos de la vida en la antigua India, como guerras, bailes, animales, plantas y dioses.

que ver en India: Khajuraho

5. Calcuta

La decadencia de la arquitectura colonial de la ciudad de Calcuta contrasta con la vibrante vida que se respira en sus calles. El espacio personal no existe en la capital de Bengala Occidental. Los restaurantes callejeros, las tiendas de saris, los autobuses, los rickshaws… Todo se entremezcla en una complicada red de la que parece que no se sale nunca.

Si los días normales en Calcuta ya son todo un espectáculo, imagínate conocerla durante uno de sus famosos festivales. En otoño, por ejemplo, se celebra el Durga Puja, una de las celebraciones más importantes para los bengalíes. Las luces, los templos improvisados en las calles y los elegantes saris de las mujeres hacen aún más especial esta frenética ciudad de India.

la arquitectura colonial al norte de India

6. Sikkim

¿Quieres adentrarte en la cultura tibetana? No es necesario que salgas de India para cumplir ese deseo. En Sikkim te parecerá que estás entre las fronteras del Tíbet, pero de vez en cuando se cruzará una vaca en la carretera y volverás a la realidad. Sí, estás en India, pero en la India de los templos tibetanos, de los monjes budistas y de la tranquilidad de las montañas.

Sikkim es el lugar perfecto para respirar un poco de paz y escapar del calor del valle. Además, si te gusta caminar, ese es tu lugar. Hay decenas de senderos que comunican pueblos y montañas para perderte durante días sin más conexión que la que haya entre la naturaleza y tú.

la cultura tibetana al norte de India: Sikkim

7. El Valle de Ladakh

Otro lugar de India que no parece India es el estado de Ladakh. Para llegar a este rincón remoto del país hay que recorrer los más de 400 kilómetros de carretera entre Manali y Leh. Puede parecer tedioso, pero en realidad es uno de los viajes más increíbles que te puedes regalar.

El recorrido se hace en dos días de viaje, pero puedes alargarlo un poco más si decides parar en algunos pueblos y aventurarte con el transporte local. Esta segunda opción es la más recomendada para disfrutar plenamente del valle, pero si no tienes mucho tiempo, los dos días son suficientes para comprender por qué Ladakh es uno de esos lugares que hay que ver en el norte de India.

explorar el Valle de Ladakh

8. El templo de Amritsar

Para entender la idiosincrasia de India, hay que conocer la cultura sij. Este pueblo, que fue el brazo guerrero del país durante buena parte de su historia, se ve representado de manera perfecta en el Templo Dorado de la capital de Punjab. Cruzar las puertas de ese lugar es entrar en otro mundo.

También es posible pasar unas noches en el templo a cambio de una donación, e impresionarse con la capacidad de organización de los sijs para dar de comer durante las 24 horas del día a más de 15.000 personas diariamente de forma gratuita y sin importar su religión.

El templo de Amritsa es un imperdible que ver al norte de India

9. El cierre de frontera entre India y Pakistán

Cada tarde, en el cruce de Wagah, a pocos kilómetros de Amritsar, se celebra el cierre de frontera entre India y Pakistán. Lejos de ser una ceremonia íntima y moderada, en ese lugar se reúnen decenas de indios para bailar a ritmo de la música de Bollywood y animar a los soldados ondeando pequeñas banderitas.

Desde el lado de Pakistán el momento se vive con más sobriedad, y es ahí donde reside lo curioso de ese espectáculo. Uno se encuentra entre el límite de dos países totalmente opuestos pero cercanos; y de paso se vive otro momento surrealista en la incomprensible India.

El cierre de frontera entre India y Pakistán

10. Bodhgaya

Otro de los centros religiosos de India es el árbol en el que Buda se iluminó. Este se encuentra en el centro de Bodh Gaya, un pequeño pueblo del estado de Gaya en el que han florecido los templos budistas de todo el mundo. Allí se encuentran templos de Japón, China, Sri Lanka, Bangladesh, Tibet, Tailandia… Y casi todos ellos ofrecen hospedaje a los visitantes y peregrinos que llegan al lugar.

Quizás no ofrece la espectacularidad paisajística de Ladakh, ni la belleza de las ciudades de Rajastán, pero este lugar tiene su propia personalidad y en las noches de luna llena los monjes se reúnen en el árbol para hacer sus ofrendas a Budha. Como casi todo en India, lo que hace impresionante a este lugar no es el lugar en sí; si no todo lo que ocurre a su alrededor.

Bodh Gaya donde Buda se iluminó

Ahora que ya sabes qué es lo que hay que ver en el norte de India, toca organizar tu viaje. ¡No olvides hacerte con un seguro de viajes! Aunque India es un país seguro para viajar, el contraste gastronómico es bastante extremo para los viajeros, así que para evitar problemas en caso de enfermedad, viaja tranquilo con nuestras mejores coberturas y dedícate solamente a disfrutar de India. Contrata ahora mismo tu IATI Estándar y por solo 48’42€ estarás cubierto con hasta 80.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies