Contratar un seguro de vida: ¿con el banco o con una aseguradora?

El negocio de los bancos ha cambiado mucho en los últimos años. Ahora te intentan vender un montón de productos que tradicionalmente no tenían nada que ver con ellos: móviles, teles, servicios de renting de coches, patinetes… (¡sí, patinetes!), además de seguros de cualquier tipo, planes de pensiones, tarjetas y fondos de inversión.

Los seguros estrella de los bancos son los seguros de vida. Probablemente, si alguna vez has firmado una hipoteca con una entidad bancaria te han dicho que inevitablemente debías contratar con ellos este producto, ¿verdad? Pues bien, gracias a la nueva ley hipotecaria esto deja de ser así, el cliente que suscribe una hipoteca no está obligado a contratar un seguro de vida con el banco con el que firma.

seguro de vida banco o aseguradora

Pero volviendo a los bancos y a sus extrañas ofertas de productos que hasta hace poco no formaban parte de su catálogo natural, nos preguntamos: ¿qué sentido tiene este cambio de orientación? ¿Estrategia? ¿Necesidad de abrirse a nuevos mercados? Un poco de todo. La caída de los tipos de interés que hemos vivido en los últimos años ocasionó que los beneficios que obtenían por la venta de productos financieros se redujeran sensiblemente. Y luego llegó la crisis y la venta de hipotecas cayó en picado, y tardó años y años en empezar a recuperarse.

¿Qué podían hacer los bancos para salir del bache? Ampliar el campo de actuación. Si no te pueden vender una hipoteca, quizá sí te puedan colocar un seguro o un electrodoméstico. La teoría funcionó, y funcionó muy bien. Muchos de sus clientes tienen hoy sus seguros con ellos.

¿Te conviene contratar tu seguro de vida con el banco?

El director de tu oficina, el empleado que te atiende habitualmente, te dirán que sí. Claro. Pero es una decisión importante que hay que pensar muy bien. ¿De verdad confías en ellos? ¿Te han dado toda la información necesaria para que puedas tomar tu decisión con conocimiento de causa?

seguro de vida hipoteca o aseguradora

Los bancos han jugado con la confianza de sus clientes en muchas ocasiones. El escándalo de la marcha atrás del Tribunal Supremo en su decisión sobre quién debe pagar el impuesto de actos jurídicos documentados de las hipotecas, supuestamente gracias a las presiones de la todopoderosa banca, es uno de los últimos que hemos visto en vivo y en directo y que nos han hecho llevarnos las manos a la cabeza. Pero también están el caso de las tarjetas black, las cláusulas suelo, el rescate bancario en plena crisis, el caso Catalunya Caixa, las preferentes… ¿Seguimos?

Un gestor especializado o una correduría de confianza como IATI son otra cosa. Como los seguros de vida sí son lo nuestro, te explicamos abiertamente todo lo que necesitas saber, empezando por qué debes tener en cuenta antes de contratar y qué es lo que cubren nuestros productos [enlace artículo 1]  Te liberamos de pesados trámites, acortamos el proceso de compra a través de una contratación 100 % online, sin llamadas posteriores ni otra documentación necesaria, y te damos seguridad y tranquilidad. Y, atención, el seguro de vida te sale mucho más barato.

Los seguros de los bancos, mucho más caros que los de las aseguradoras

El problema con los bancos no solo es que no sean demasiado de fiar. No solo es que miren siempre por sus intereses y nunca por los tuyos. Es que además te cobran por tu seguro de vida un 48% más –de media- que una aseguradora especializada.

Un informe realizado por INESE, proveedora de servicios para el sector asegurador, y la consultora Global Actuarial, tomando como muestra los números proporcionados por 12 entidades bancarias y por 15 compañías aseguradoras, demuestra estas diferencias de precio. Y si eres joven, ¡ojo! Porque el sobrecoste para los clientes treintañeros es todavía más exagerado: hasta un 60%.

Traducido en euros: si contratas una póliza de vida con tu banco por un capital de 120.000 euros pagarás 622 euros de media anuales, y si lo contratas con una aseguradora serán unos 420 euros. La diferencia es un buen pico.

Seguros de vida vinculados a la hipoteca

Mucha gente contrata su seguro de vida en el momento en el que compra una nueva vivienda y tiene que pedir una hipoteca al banco. ¿Es esto correcto? ¿Tienes que contratar los dos productos con la entidad bancaria, como probablemente te van a explicar en tu sucursal cuando vayas a pedir información?

La nueva ley hipotecaria deja bien claro que el cliente que firma una hipoteca con una entidad bancaria determinada no está obligado a contratar con ellos un seguro de vida. Es el adiós definitivo a los seguros de vida hipotecarios vinculados. Tampoco estás obligado a contratar con ellos el seguro de hogar, que acostumbra a formar parte del pack todo en uno que te presentan. Puede que te ofrezcan incluso el seguro del automóvil, alguno de desempleo, de defensa jurídica…

seguro de vida mejor con aseguradora

A pesar de lo que te hayan dicho, ni siquiera es obligatorio suscribir este tipo de póliza cuando contratas una hipoteca, aunque desde IATI te recomendamos que lo hagas. Si vives en familia, o en pareja, el seguro de vida os garantizará que, si a alguno de los propietarios de vuestra vivienda le pasara algo, al otro no le quedaría la dura carga económica de pagar todo lo que todavía quede pendiente, tanto su parte como la de su pareja. El producto más adecuado en este caso sería el IATI Vida Familiar e Hipotecas. Y si vives solo -si eres single– también te conviene tener un seguro: el IATI Vida Singles te ofrece una magnífica cobertura en caso de invalidez absoluta y permanente, para que puedas mantener tu estilo de vida sin miedo a imprevistos que quizás conlleven una importante disminución de tu nivel de ingresos e incluso afecten a tu patrimonio.

Objetivo: acabar con las prácticas abusivas de los bancos

Con las nuevas leyes hipotecarias, los países de la Unión Europea se proponen acabar con las prácticas abusivas que los bancos han aplicado durante tanto tiempo, que tanto les han beneficiado a ellos y tanto han perjudicado nuestros bolsillos, los de sus clientes.

Por ello se prohíben las operaciones vinculadas, que condicionaban la concesión de una hipoteca u otro tipo de préstamo a la contratación del seguro de vida. Vamos, lo que hasta hace poco era lo habitual: que no voy a poder hacerte la hipoteca si no te llevas todo lo demás, que si contratas los seguros con nosotros te podemos rebajar el diferencial que te aplicaremos, que te podemos conmutar no sé qué gastos, que te va a salir mejor… Pero al final, por muchas rebajas que nos prometieran, siempre acabábamos pagando más.

Un estudio de Kelisto.es afirma que, si hasta hace poco el cliente no contrataba los seguros vinculados con el banco, incluidos la domiciliación de la nómina y de los recibos, su hipoteca se encarecía considerablemente. Porque el diferencial medio sin vinculación subía vertiginosamente hasta el 2,3%, mientras que si se contrataban también el resto de los productos que te ofrecían se mantenía en el 1,2%.

seguro de vida online

En números se ve más claro: lo que te cobraban de más eran casi 700 euros de media al año en el caso de las hipotecas de tipo variable y más de 750 en el de las de tipo fijo. Dicho de otra manera, si la tenías variable acababas pagando 15.300 euros más al final de la vida del préstamo y si la tenías fija 16.500. Las cifras eran aún más escandalosas en las comunidades autónomas de Madrid, Baleares, Cataluña y País Vasco -en este orden- y en la ciudad de Ceuta, donde la diferencia entre lo que te cobraban si contratabas el todo en uno con ellos y lo que te cobraban si te negabas a hacerlo era incluso mayor que en el resto de territorios.

Esta presión que los bancos trasladaban a los clientes, esta jugarreta tan poco ética –de nuevo pensamos en la falta de transparencia de estas entidades- es otra de las prácticas que prohíbe la nueva ley.

¿Y ahora qué hago?

Nuestra recomendación: haz cuentas. Consulta online la oferta de seguros de vida IATI y trasládanos cualquier duda. Ten en cuenta que nuestros seguros de vida son compatibles con el seguro de vida vinculado a tu hipoteca. Es tan sencillo como cubrir tu hipoteca, designando a tu entidad bancaria como beneficiario principal. Puedes destinar el capital restante a quién tú nos indiques. Además, la cancelación de tu actual seguro de vida hipoteca con tu banco es mucho más fácil de lo que imaginas. No dudes en consultarnos.

Tanto si pides cita con el director del banco, o solicitas información en diversas entidades para comparar las cifras y las coberturas que cada uno te ofrece, llegarás rápidamente a comprender que en IATI asegurar tu vida nunca había sido tan fácil y económico. Si tienes dudas, pregúntanos de nuevo. Las veces que haga falta.

Como ves, contratar un seguro de vida hipotecario es una decisión importante, y es mejor conocerlo a fondo, dejándote asesorar por profesionales de una correduría especialista, que dejarse llevar y firmar cualquier cosa, y quién sabe si a cualquier precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies