Las 10 mejores cosas que ver y que hacer en Edimburgo

La capital de Escocia, Edimburgo, apenas supera el medio millón de habitantes pero cada año más de 4 millones de turistas la visitan atraídos por su fabulosa combinación de arquitectura medieval, historia y espacios verdes. Si nos dejas, hoy en IATI, expertos en seguros de viajes te vamos a recomendar los 10 lugares más imprescindibles que deberías ver en Edimburgo, sin excusas. ¿Nos acompañas?

Castillo de Edimburgo

El castillo de Edimburgo se encarama sobre un promontorio rocoso y tiene unas de las mejores vistas de la ciudad y el estuario del río Forth. Es la atracción turística más visitada de la ciudad y esto significa que puede llenarse hasta la bandera en verano. Pero también que es posiblemente uno de los mejores lugares que ver en Edimburgo.

Esta fortaleza enorme es tan grande que necesitarás por lo menos entre dos y tres horas para verlo medianamente bien. ¿Que qué no te puedes perder? Por este orden: las Joyas de la Corona y la Piedra del Destino, los apartamentos reales, el Gran Salón, el cañonazo de la una del mediodía, la capilla de Santa Margarita, el Museo de los Prisioneros de Guerra y el Museo Nacional de la Guerra. ¡Disfrútalo!

Que hacer en Edimburgo

La Royal Mile

Con 1.81 Km. de largo (el equivalente a una “milla escocesa”), la Milla Real lleva conectando el castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyrood desde hace más de 500 años. No siempre se ha llamado así y es fácil ver que cada uno de sus tramos tiene su propio nombre (High Street, Canongate, Lawnmarket, etc.), pero hoy casi todo el mundo se refiere a ella con este nombre tan lleno de gloria. A veces puede estar más transitada que las Ramblas de Barcelona pero pasear por ella, en la dirección que quieras, es una de las mejores cosas que hacer en Edimburgo porque te permitirá admirar la arquitectura medieval que ha hecho a la ciudad merecedora de ser Patrimonio Mundial de la UNESCO. No olvides pararte a curiosear en la antigua iglesia de The Tron, comprar algún souvenir en las muchas tiendas de recuerdos que hay a diestro y siniestro, ni perderte por los “closes”, esos callejones medievales que te permitirán viajar al pasado sin tener que meterte en una máquina del tiempo.

La Royal Mile

Grassmarket y sus pubs

Bajando por Victoria Street (calle famosa por ser una de las inspiraciones para Diagon Alley, en la saga de libros de “Harry Potter”) llegarás a Grassmarket. Esta gran plaza alargada a la sombra del castillo de Edimburgo es el lugar favorito de los locales para tomarse una pinta o varias cualquier día de la semana. El porqué tiene fácil respuesta: está llena de pubs con historia. Si no sabes por dónde empezar, en el Wee Pub suelen tener sesiones de música en directo y micro abierto varios días a la semana. Mientras que Maggie Dickson es famoso por llevar el nombre de una mujer que fue ahorcada en esta misma plaza en 1724 pero que consiguió sobrevivir. En el White Hart Inn se rumorea que se alojó el bardo escocés por antonomasia: Robert Burns. Y en The Beehive hacen unas hamburguesas para chuparse los dedos.

Grassmarket y sus pubs

Arthur’s Seat

Puede que los 251 metros de altura de la principal colina de Edimburgo no te parezcan mucho pero lo cierto es que desde la cima de Arthur’s Seat el panorama no podría ser más bonito. Sin olvidar que este volcán extinto es uno de los principales parques de la ciudad, tan grande que te olvidarás de que estás en el corazón de la capital de Escocia. Además de coronarlo te recomendamos que disfrutes de sus senderos llenos de paz y tranquilidad, que te acerques a lagos como el de Santa Margaret o Dunsapie Loch y a las ruinas de la capilla de Saint Anthony. Si quieres hacer algo de deporte, no se nos ocurre mejor plan que calzarte unas zapatillas de deporte y darle la vuelta.

Arthur’s Seat

La ciudad subterránea

Edimburgo es famosa, entre otras muchas cosas, por sus fantasmas, esos que dicen tener por todas partes. Si quieres tentar a la suerte y encontrarte con alguno te recomendamos que, además de hacer un tour nocturno por callejones y cementerios, te apuntes a alguna de las visitas guiadas que permiten adentrarse en las entrañas de la ciudad. Desde un punto de vista puramente histórico, los tours que organiza Mary King’s Close son perfectos. Permiten ver cómo era una calle del Edimburgo medieval, cómo eran las viviendas de la gente y te contarán historias reales como la del dueño del primer retrete de la ciudad. Pero si lo que quieres son emociones fuertes, nada como uno de los dos tours que directamente te meten bajo la ciudad (con Mercat Tous y con City of the Dead), en una serie de túneles y espacios donde lo más canalla se dio la mano con la pobreza más extrema hasta finales del siglo XIX. Cuentan que están encantadas por varios espíritus, así que allá tú.

El Museo Nacional de Escocia

Este fabuloso museo gratis es, por muchas razones, otra de las atracciones turísticas más populares de Edimburgo y no deberías perdértelo por nada. Si quieres verlo todo necesitarás un día entero pero nosotros te recomendamos que decidas qué es lo que más te interesa y disfrutes del lugar. Para empezar, sube al último piso y disfruta de las vistas de Edimburgo que hay desde su mirador. Luego, ya de bajada, podrías perderte en su excelente colección de artefactos de la Escocia romana o alucinar con los broches y armas celtas y vikingas. Pero si vas con niños lo más posible es que donde más disfruten sea en el ala victoriana gracias a sus simuladores de coches de Fórmula 1, cohetes y su sala dedicada a la fauna y la flora del mundo. Por cierto, si te interesa, tienen a la buena de la oveja Dolly dando vueltas en uno de los expositores ya que el primer mamífero clonado del mundo vio la luz en un centro de investigación en Roslin, a las afueras de la ciudad.

Museo Nacional de Escocia

Dean Village

Pasear por Dean Village es olvidarte de que estás en el corazón de una de las ciudades más turísticas del mundo. Este pequeño barrio que en su día fue el hogar de varios molinos que aprovechaban el agua del Water of Leith hoy es uno de los rincones más pintorescos de Edimburgo. Su arquitectura medieval, el río que lo cruza y la tranquilidad que se respira hacen pensar que estás en un pueblecito en las Tierras Altas. Nuestro consejo es que te des una buena vuelta y que ni se te ocurra perderte Well Court, unas viviendas de protección oficial de 1880 donde los vecinos todavía tienden la colada en el patio central. Y lo mejor de todo es que está a menos de 15 minutos a pie desde Princes Street.

La ciudad subterránea , Edimburgo

El Barrio de Leith

Atrás han quedado los años en los que Leith se parecía al que retrató Irvine Welsh en su Trainspotting. Hoy el barrio marinero de Edimburgo es la zona de moda por excelencia y un destino hipster que no te puedes perder. Dar un paseo por Leith es tropezarte con un arte urbano de primera, disfrutar de montones de bares tan auténticos y curiosos como Teuchter’s Landing (que está en un barco) y vivir uno de los ambientes más multiculturales de la ciudad. Por cierto, en Leith está también el barco de la Reina, el Royal Yacht Britannia. Si te va la monarquía británica, no te lo pierdas.

Leith

El Palacio de Holyrood

Al final de la Royal Mile, la residencia oficial de la Reina en Edimburgo es un palacio espectacular que, por suerte, tiene menos aglomeraciones de gente que el castillo. Se puede visitar todo el año, excepto los pocos días de verano en los que la soberana británica se aloja aquí, y te sorprenderá seguro. Uno de sus rincones más interesantes es la torre donde se encuentran los aposentos de la mítica reina escocesa María Estuardo. Allí descubrirás más sobre la desdichada monarca y, de paso, podrás ver el lugar exacto donde su segundo marido asesinó a su secretario italiano, fruto de un ataque de celos, ante su mirada atónita. Después del trauma, nada como un paseo por las ruinas de la Abadía de Holyrood y los jardines del palacio para reconciliarte con uno de los lugares más preciosos de Edimburgo. Las vistas de Arthur’s Seat desde aquí son impagables.

que ver en Edimburgo

Escuchar música en directo

Escocia es sinónimo de música y en Edimburgo se puede escuchar de todo tipo y por todas partes. Que te gusta la música celta y tradicional escocesa, entonces déjate caer por lugares como Ghillie Dhu y disfruta de un ceilidh como Dios manda. Esta fiesta típica escocesa es un verdadero festival donde todo el mundo baila con todo el mundo y aquí lo hacen cada semana. Si no quieres bailar, entonces pásate por el pub Sandy Bell’s o por The Royal Oak. Ambos son minúsculos pero la calidad de la música es increíble.

Para escuchar música algo más moderna, entonces acércate a lugares como Whistle Binkies, Stramash (en una iglesia), Bannerman’s Bar o Sneaky Pete’s. La mayoría de estos bares están en la vibrante zona de Cowgate, tienen entrada gratis y te garantizan una noche increíble escuchando a algunas de las futuras promesas del pop y del rock escocés.

Por supuesto, hay muchísimas más cosas que hacer y que ver en Edimburgo pero con estas tienes una buena selección para empezar a descubrir la ciudad. ¿Qué más nos recomiendas tú?

Artículo escrito por Patricia Cuní, de Mad About Travel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies