Consejos para viajar en el transiberiano

Ah, viajar en tren. Sin lugar a dudas una de las mejores maneras de moverse de un lado a otro. Sentarse junto a la ventana y ver el paisaje pasar, aprovechar el traqueteo para leer. En muchos lugares del mundo no hay otra opción más que moverse al ritmo de la locomotora, pero en muchos otros, donde las opciones son más variadas, si el tiempo de viaje lo permite, suelen ser la opción preferida de quien disfruta con el cambiar constante pero pausado de lugar. Hay muchos trayectos que históricamente fueron tremendamente importantes y hoy, quizás relegados a un segundo plano por medios de transporte mucho más veloces como el avión, se han quedado como reducto de los románticos, de la gente sin prisa y de quienes prefieren evitar el levantar los pies del suelo. Entre todos estos trayectos en tren ya míticos, destaca el transiberiano, ese trayecto infinito para atravesar la amplia Rusia desde Moscú hasta Vladivostok en donde el propio viaje es la aventura. A día de hoy muchos viajeros se siguen acercando hasta sus andenes para embarcarse en algunas de sus variantes y vivir la experiencia, pero sobre todo para vivir una experiencia muy rusa, donde el roce acaba haciendo, tras muchas horas, el cariño. IATI Seguros de viaje te quiere contar todos los secretos para que disfrutes de esta experiencia.

Aquí tienes nuestra guía para que saques lo mejor de esta experiencia, que puede alcanzar, en su totalidad, 9288 kilómetros y atravesar 8 husos horarios. Una distancia mayor que la que separa España de Sudamérica.

hacer el transiberiano

Guía para hacer el transiberiano

¿Por qué debería hacer el transiberiano?

Además de por el disfrute de hacer un trayecto largo en tren, los rusos siguen usando el transiberiano como un método de transporte. Es un viaje largo, y los rusos, que en las distancias cortas pueden parecen intimidatorios e incluso secos, tienen el tiempo necesario para soltarse y poder hablar de mil temas a lo largo del viaje. Es quizás la mejor manera de integrarse en una cultura que deja de verte como un extraño. Obviamente también hay que poner de nuestra parte y por ejemplo aunque no sea tan cómodo, habría que plantearse el viajar en una cabina de cuatro personas e intentar compartir con locales. También es una buena oportunidad de deleitarse con los paisajes y vivir de manera paulatina el cambio entre Europa y Asia.

¿Qué rutas puedo hacer?

Hay tres grandes rutas que pueden hacerse. El Transiberiano clásico, que une Moscú con Vladivostok y que se realiza en su totalidad (si lo hiciéramos de seguido rondaría las 143 horas de viaje) por territorio Ruso. El Transmanchuriano que entra en China atravesando la región de Manchuria para acabar en Pekín y el Transmogoliano que se desvía en Irkustsk para adentrarse en Mongolia y atravesarla hasta llegar a Pekín.

¿Necesito visado?

Si, y es mejor que lo prepares con tiempo. Según el recorrido que vayas a realizar, necesitarás el visado ruso al que habrá que añadir el visado para China si haces el transmanchuriano y el mongol y el chino en el caso de hacer el Transmongoliano. Tanto para Rusia como para China necesitarás haber hecho el visado con anterioridad. En el caso de Mongolia aunque recomendable también se podría conseguir en Irkutsk, pero implicaría bajarse del tren y pasar un par de días en la ciudad hasta que se resuelvan los trámites.

¿Necesito seguro médico para el transiberiano?

Para realizar el visado tanto de Rusia como de Mongolia, es obligatorio presentar un seguro de viaje. Al tratarse de un viaje que pasa por varios países, deberás seleccionar la opción MUNDO cuando estés en el menú de selección de tu seguro de viaje para el transiberiano.

seguro para el transiberiano

¿Hacer el viaje del tirón o con paradas? ¿Cuáles son las paradas más interesantes del transiberiano?

Poder parar en algunas de las ciudades nos dará una visión más completa de Rusia, pero a cambio nos perderemos la experiencia más total de pasar tantos días en un tren. Si quieres una experiencia más intensa y más inmersiva en la que ya vayas haciendo compañeros de viaje cuya amistad se vaya forjando con los kilómetros es recomendable hacerlo del tirón. Si por el contrario prefieres conocer lugares y disfrutar de vez en cuando de tu propia habitación sin movimiento, puedes plantearte hacer el transiberiano con unas cuantas paradas. En ese caso, las ciudades más interesantes de visitar son: Nizhni Nóvgorod, Ekaterimburgo, Novosibirsk, Irkutsk y a partir de aquí, Vladivostok si sigues por la ruta clásica, Ulan Bator y Pekín si usas la ruta del transmongoliano y Harbin y Pekín si optas por la ruta del transmanchuriano.

Si se cruzan hasta 8 husos horarios, ¿cómo sé a qué hora para mi tren?

Los horarios de los trenes siempre se marcan con la hora de Moscú. Es muy importante saber esto a la hora de calcular horas de salida y de llegada, especialmente si se hacen paradas intermedias, ya que debemos ser nosotros los que hagamos las cuentas horarias. Recuerda, la hora de Moscú es la que manda.

transiberiano paradas

¿En qué trenes se puede hacer?

Que tren elegir, no es una decisión ligera. Hay modelos de tren más modernos que pueden perder parte del encanto, aunque ganan en rapidez y hay incluso trenes de lujo para realizar esta ruta (por ejemplo el Golden Eagle, o el Tsar’s Gold aunque los precios se disparan a, al menos, 5000 euros), pero si nos vamos a los trenes regulares, los más clásicos con los trenes 1 y 2 (Rossiya) para el transiberiano, los trenes 3 y 4 para el transmongoliano y los trenes 19 y 20 para el transmanchuriano. Estos trenes realizan cada uno su trayecto completo pero por supuesto, si se realiza el viaje con paradas se pueden combinar de mil maneras y con otras decenas de trenes más.

Una vez en el tren puedes elegir la clase en la que viajar. Los compartimentos de primera clase son para dos personas con camas que se convierten en asientos durante el día. Los compartimentos de segunda son cerrados para cuatro personas con dos literas y los de tercera no tienen compartimentos y el vagón entero está formado por literas.

Puedes chequear horarios, combinaciones y comprar los billetes desde la página oficial del transiberiano.

Vale y si viajo varios días ¿cómo como, bebo o me ducho?

Vayamos con la logística. Para comer y beber los trenes tienen vagón restaurante, pero es una buena opción llevar algo de comida para el trayecto antes de partir. De cualquier manera si los precios del tren se escapan y te quedas sin víveres, en todas las paradas hay gente vendiendo en los andenes así que solo hay que estar preparado para aprovechar la parada. También hay agua caliente gratis, para tés o cafés solubles, así que los noodles instantáneos suelen ser bastante populares. Con respecto a la ducha, salvando contadas excepciones en algunos trenes y en primera clase, no hay, aunque mucha gente aprovecha el agua caliente para mezclarlo con agua fría en una botella y poder darse un agüilla reparadora en el baño.

También es recomendable llevar algo de papel higiénico (en el tren lo hay, pero por si acaso se acaba) y por supuesto tapones para los oídos, que nunca sabe quién puede ser tu compañero de compartimento.

Como veis, viajar en el transiberiano es en sí mismo una aventura y ¿qué es viajar sino vivir nuestra propia aventura? Desde IATI os animamos a que os lancéis a esos viajes que dejan tanto margen a que os sucedan cosas fantásticas, divertidas y experiencias que os llevareis contigo toda la vida.

transiberiano precios

Texto y fotos por Ignacio Izquierdo, de Crónicas de una cámara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies