Qué ver y qué hacer en Isla de Pascua

En el límite oriental de la Polinesia, en medio del océano Pacífico, la Isla de Pascua es uno de los territorios habitados más aislados del planeta. Se encuentra alejada de todo, a más de 3500 km del continente americano y a 2100 km de la isla habitada más próxima.

Un viaje a Isla de Pascua es sin duda una de esas experiencias que no olvidarás en toda la vida. Se trata de un destino exótico y misterioso que tiene en sus 117 kilómetros cuadrados de tierra firme más de 20.000 vestigios arqueológicos: moais, plataformas ceremoniales, cuevas y arte rupestre que forman parte de la cultura Rapa Nui. En IATI Seguros de asistencia médica te explicamos qué ver y qué hacer en Isla de Pascua:

Isla de Pascua que hacer y que ver

Pasear por Hanga Roa

Hanga Roa es el único pueblo de toda la Isla de Pascua y donde se encuentra la puerta de entrada, el aeropuerto internacional Mataveri. Aunque cada vez recibe más turistas, Hanga Roa sigue manteniendo un aspecto muy sencillo, formado por unas cuantas calles de casas bajas y donde se respira un ambiente de relax muy propio del Pacífico. En la avenida Atamu Tekena se pueden encontrar gran parte de las tiendas, restaurantes y los alojamientos de la isla.

Ver la puesta de sol en Ahu Tahai

En un viaje a Isla de Pascua no te puedes perder la experiencia de ver el atardecer desde el mejor lugar de toda la isla. El Ahu Tahai es uno de los moais más famosos, no por su monumentalidad, sino porque es el único que tiene ojos, además de ser el más cercano a Hanga Roa. Desde el puerto del pueblo se llega dando un pequeño paseo de unos quince minutos. Ver el sol esconderse tras este particular moai con el sonido del mar de fondo no tiene precio; ten por seguro que vas a repetir este paseo a diario para revivir este momento. Así que ya sabes qué hacer en Isla de Pascua antes de que se acabe el día.

Ahu Tahai

Subir al cono del Volcán Rano Kau

El volcán Rano Kau es el punto más alto de la isla, uno de los tres volcanes a partir de los cuales se formó la isla hace millones de años. Lo más curioso es que en su enorme cráter de 200 metros de profundidad hay una gran laguna en la que la vegetación ha crecido de una manera salvaje. Justo al lado del cráter que da hacia el mar está el poblado de Orongo, una aldea ceremonial con pequeñas casas de piedra donde se celebraba antiguamente la famosa competición del Hombre Pájaro. Se trataba de que los participantes bajasen por el volcán hasta el mar y nadaran hasta Motu Nui, un islote cercano.

Conocer el cementerio de los moais, Rano Raraku

El volcán Rano Raraku era la gran cantera donde se obtenía la piedra volcánica para esculpir los moais que hay por toda la isla. Allí se puede caminar entre los restos de unos 400 moais esparcidos en diferentes fases de esculpido, incluidas cabezas monumentales, con las que muchos se hacen las fotos más divertidas de su viaje a Isla de Pascua.

Contemplar la salida del sol en Ahu Tongariki

Muy cerca de Rano Raraku, encontramos la plataforma ceremonial más grande de toda la Polinesia, con 220 metros de largo y sus 15 enormes moais en fila junto al mar. Es sin duda uno de los lugares más mágicos para disfrutar de la salida del sol en tu viajeaIsla de Pascua, viendo cómo aparecen los primeros destellos detrás de los moais.

Moais de Isla de Pascua

Conocer al moai viajero

En la entrada de Ahu Tongariki existe un moái separado de los otros 15, llamado el moai viajero. La razón de este nombre es porque viajó a Japón para estar expuesto durante un tiempo como agradecimiento a este país, que fue el que más aportó en la restauración de los moais.

Llegar al “ombligo del mundo” (Ahu Te Pito Kura)

Dicen que si te acercas al Ahu Te pito Kura estarás en “el ombligo del mundo”. Lo que no es más que una roca con tal magnetismo que según los locales hace que las brújulas no funcionen. Te recomendamos que te lleves una para comprobar si es cierto.

Ahu Te pito Kura, ombligo del mundo

Bañarte en la playa de Anakena junto a los moais

Ubicada en el norte de la isla, la playa de Anakena tiene la particularidad de que su arena es blanca (al contrario que otras con roca volcánica), hay un gran palmeral y a pocos metros del agua se alza una plataforma con moais. Así que si dispones de tiempo no tendrás nada mejor que hacer en Isla de Pascua que darte un chapuzón en sus calmadas aguas, muy cerca de los moais. ¡Seguro que te va a encantar su compañía!

Asistir a la famosa fiesta tradicional Tapati

Por último, un consejo: si tienes la gran suerte de poder hacer tu viaje a Isla de Pascua durante el mes de febrero, lo ideal es hacer coincidir tu estancia con el Tapati, la fiesta tradicional más conocida de la isla. Se trata de un conjunto de competiciones que duran varios días donde se pone a prueba la fuerza, resistencia física, habilidad artística y musical de los jóvenes Rapa Nui. Es una buena oportunidad para conocer a fondo las tradiciones de esta cultura milenaria.

Tapati en Isla de Pascua

Sin duda, Isla de Pascua es uno de los 7 lugares increíbles que ver en Chile, un país con infinidad de lugares atractivos para el visitante. ¿Te animas a visitarla?

Artículo escrito por Celia López de Quaderns de bitàcola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies