Las 10 mejores cosas que hacer en Mongolia

Viajar a Mongolia es adentrarse en el antiguo imperio mongol, el más extenso y efímero creado en toda la historia por Gengis Kan, una tierra de paisajes infinitos, prados esteparios, dunas de arena, volcanes extinguidos, lagos y ríos. Rebaños de camellos y caballos semisalvajes cabalgando en libertad. Familias nómadas que viven y se mueven al ritmo de sus animales. Todo eso y mucho más ofrece Mongolia. Para darte motivos para ir al país, en Iati Seguros te proponemos las 10 mejores cosas para hacer en Mongolia:

Qué ver en Mongolia

10 imperdibles que hacer y que ver en Mongolia

1. Viajar en el Transmongoliano

No hay nada más idílico para un viajero que subir al mítico ferrocarril Transmongoliano, que sigue la antigua ruta del té y los caballos desde China a Rusia , atravesando Mongolia y sus increíbles paisajes. Aunque actualmente subir a este tren ya no sea la gran aventura de hace treinta años, y haya un gran número de turistas en sus vagones, sigue haciendo un recorrido muy atractivo a nivel paisajístico.

Qué hacer en Mongolia

2. Probar los momos

Mongolia no destaca precisamente por su gran variedad gastronómica, pero hay que probar sus platos para impregnarse a fondo de su cultura. En general, los platos consisten en carne hervida con gran cantidad de grasa y harina, algo de arroz y de legumbres. El plato más conocido son los momos (o buzz), una masa de carne rellena hervida al vapor, un poco similares a los dumplings (fideos) chinos, pero algo más pesados para el estómago. También se puede probar la carne de yak (la vaca mongola), tanto a la brasa como en guisados.

Si tu estómago no está preparado para la comida mongola, en las grandes ciudades se pueden encontrar restaurantes con menús más occidentales, tipo pizza, patatas fritas, pasta o por el estilo.

3. Probar el süütei tsai (té con leche y sal)

Es la bebida más tradicional y la que los mongoles toman a todas horas. Normalmente se suele recibir a los huéspedes en las yurtas de la estepa con este té, aunque se recomienda tomar poco la primera vez que se prueba, ya que la leche suele ser de camello y es bastante fuerte para el estómago si no se está acostumbrada. Para acompañar el té te ofrecerán un queso seco que elaboran ellos mismos con la leche de cabra, camello o caballo y que tiene un gusto y olor bastante fuerte. Te recomendamos que tomes el trozo más pequeño que te ofrezcan (ya que posiblemente te cueste acabártelo) y te lo comas todo en señal de agradecimiento. De lo contrario, pensarán que les haces un feo.

4. Subir a las dunas más altas del Gobi

En el corazón del Gobi, existen las Khongoryn Els, las dunas más largas y espectaculares de Mongolia. Toda una rareza de unos 100 km de largo y 12 de ancho que emerge en medio de un valle de verdes pastos y que parece un espejismo desde lejos. ¿Te imaginas unos caballos comiendo césped en un valle de los Pirineos con unas dunas de arena como las del Sahara de imagen de fondo? Increíble, pero cierto. No te lo pienses y descálzate para subir la duna; aunque la ascensión no es nada fácil y te cueste la vida, las impresionantes vistas que hay desde lo alto bien valen el esfuerzo.

Qué ver en Mongolia

5. Descubrir un pasado prehistórico

Bayanzag o las Flaming Cliffs” son unas montañas rocosas que situaron a Mongolia en el mapa de los descubrimientos científicos cuando se encontró uno de los yacimientos de restos de esqueletos de dinosaurios y huevos fosilizados más importantes del mundo. En el Museo de historia Natural de Mongolia de Ulán Bator, se pueden ver algunos de estos restos, aunque la mayoría de ellos se encuentran en museos americanos. 

6. Seguir los vestigios de Gengis Khan

Aunque la época dorada del imperio mongol fue un visto y no visto y los comunistas destruyeron los antiguos monasterios budistas, todavía queda en pie Karakorum, el lugar más histórico y monumental del país. Allí fue donde en el siglo XIII Gengis Kan estableció su base y donde su hijo Ogedei ordenó la construcción de la capital del imperio mongol y donde también encontramos Erdene Zuu, el que fue el primer monasterio budista del país. Una visita imperdible para ver lo que fue en su día el imperio mongol e imaginarnos a Gengis Kan trotando con su caballo por allí.  

7. Moverte por el país en un “golovastik” (renacuajo)

Se trata de la típica furgoneta rusa, el modelo UAZ-452, más conocida como “golovastik” (renacuajo), uno de los transportes más habituales y herencia del régimen ruso en Mongolia. Si eres de los que les gusta la aventura, no hay nada más fascinante -a la vez que tentador- que apuntarse a uno de los grupos que recorren la estepa mongola en una de ellas. A pesar de sus años y su apariencia de furgoneta pequeña y destartalada, ¿sabías que se trata de uno de los medios de transporte más fiables en cuanto a averías?.

Qué ver en Mongolia

8. Dormir en una yurta y convivir con nómadas

Una de las experiencias más memorables de un viaje a Mongolia es, sin duda, convivir unos días con una familia nómada y dormir en una yurta (la casa de los nómadas) bajo el inmenso cielo repleto de estrellas de la estepa mongola. Los nómadas mongoles son gente muy hospitalaria y siempre te ofrecerán alojamiento y comida en tu camino a cambio de muy poco dinero. Viviendo algunos días con ellos puedes aprender a cuidar (y ordeñar) los camellos, caballos o cabras que tienen, además de ver cómo se las apañan con las pocas comodidades que tienen.

9. Contemplar la estatua ecuestre más grande del mundo

Se trata de la estatua ecuestre de Gengis Kan, el primer emperador mongol, que se encuentra en la ribera del río Tuul en Tsonjin Boldog, a tan solo 50 kilómetros de Ulán Bator. Una escultura a la altura de quien representa, el creador del imperio más extenso jamás conocido. Con sus 40 metros de altura tiene unas dimensiones descomunales que hacen que cualquier persona parezca una hormiga a su lado. Pero no solo se puede contemplar desde fuera, también se puede subir al mirador que hay en la cabeza del caballo desde donde se tienen unas vistas increíbles del paisaje de estepa.

Qué hacer en Mongolia

10. Vivir uno de los festival más coloridos de Mongolia

Se trata del Festival de Naadam, una celebración anual mongola que consiste en diferentes actividades: la lucha mongola, carreras de caballos y tiro con arco y  que se lleva a cabo por todo el país durante el verano. En 2010, el Naadam fue inscrito en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Si tu viaje coincide con las fechas en que se celebra, no te lo pierdas porque vas a ver un espectáculo de habilidades y vestuario único en el mundo.

Qué ver en Mongolia

Artículo escrito por Celia López de Quederns de Bitàcola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies