Desierto de Merzouga, la mejor excursión

Marrakech se ha convertido en uno de los destinos más populares a la hora de planear una escapada desde España bien sea para un fin de semana o para algunos días más de vacaciones. Sin embargo, la magia no solo está en Marrakech sino también en sus alrededores. No debes dejar de visitar los lugares más cercanos a la ciudad pues hay cosas tan interesantes que hacer como una excursión al famoso desierto de Merzouga que, en una ruta de 3 días. Hoy en IATI Seguros te llevamos a descubrir algunos de los puntos más bonitos de esta zona.

Excursión al desierto de Merzouga, las mejores paradas

Puerto Tizi en Tichka (2.260 metros)

Desierto de Merzouga

A poco más de 100 kilómetros de Marrakech nos encontramos con la primera de las más interesantes paradas hacia el desierto de Merzouga. El puerto de Tichka es uno de los pasos de montaña más elevados del norte de África y, como tal, desde su mirador podemos volver a recorrer, esta vez con la mirada, la serpenteante carretera por la que acabamos de ascender.

Hay que tener en cuenta que a la altitud que se encuentra el paso de montaña es probable que, durante los meses de invierno, encuentres nieve por lo que nunca está de más extremar las precauciones si has decidido conducir hasta Merzouga por este camino.

Kasbah Ait Ben Haddou

Las kasbah o ciudades fortificadas son pequeños y antiguos asentamientos construidos a base de arcilla roja y piedra con una disposición en la que solemos encontrar torres de vigilancia en la zona más elevada del interior y una muralla defensiva en el exterior. Se trata de una de las imágenes más típicas de pueblos en el desierto.

Por lo general las kasbah se encuentran cerca del curso de un río o en un oasis lo cual en el caso de Ait Ben Haddou le confiere un aura aún más mística e interesante si cabe. De hecho, esta ciudad es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987.

Desierto de Merzouga

Durante nuestro paseo por Kit Ben Haddou ascendemos hasta su torre de vigilancia desde la cual se obtiene una increíble panorámica en 360º de la zona. Por cierto, ¿sabías que algunas escenas de la película Gladiator con Russell Crowe de protagonista se rodaron en Ait Ben Haddou?

Garganta del Todra

Casi a medio camino entre Marrakech y el desierto de Merzouga nos encontramos con una impresionante garganta cuyas paredes, que superan los 160 metros de altura, hacen las delicias de los escaladores más expertos. No obstante, si la escalada no es tu fuerte bien vale la pena parar en la Garganta del Todra de camino a Merzouga. Dentro del desfiladero el sol no incide directamente, esto tan solo ocurre a mediodía cuando el sol está en lo más alto por lo que las temperaturas suelen ser bastante más suaves. El tramo más estrecho dentro del desfiladero es de 10 metros.

Desierto de Merzouga

Comprar (no sin antes regatear) pañuelos o bisutería local o descansar del viaje metiendo los pies en el pequeño río que nace, literalmente, en estas montañas son pequeños placeres que deberías disfrutar. Impresionante es decir poco, el silencio y la tranquilidad del lugar son simplemente mágicos.

Desierto de Merzouga

El motivo final de esta excursión es tener la oportunidad de disfrutar del desierto de Merzouga, pasear entre dromedarios, caminar arriba y abajo por dunas de arena de cientos de metros de altura y, al fin y al cabo, disfrutar de algo totalmente diferente a lo que hacemos en casa.

Desde Merzouga, alrededor del cual hay algunos pocos hoteles construidos, se toma el camino hacia el interior del desierto bien a pie o con dromedario en una ruta que se hace amena y que dura aproximadamente unos 90 minutos. La parada para ver la puesta de sol antes de llegar al campamento de jaimas desde una de las inmensas dunas del desierto es obligatoria e inigualable.

Desierto de Merzouga

¿Dónde dormir en el desierto de Merzouga?

La opción más romántica y recomendable de alojamiento en el desierto de Merzouga implica adentrarte unos 10 kilómetros por dunas de arena hasta llegar a uno de los campamentos en los que puedes dormir en una jaima.

Una jaima es una tienda tradicional hecha de cueros y mantas en cuyo interior puedes dormir directamente sobre la arena o sobre camas improvisadas. En todo caso la experiencia es increíble, la oscuridad de la noche, un cielo totalmente estrellado, dromedarios aquí y allá y una rica cena alrededor de una fogata completan una experiencia inolvidable en la mitad del desierto.

Desierto de Merzouga

Obviamente hay campamentos de todo tipo, desde los más lujosos con cómodas camas y cena en mesa con mantel y fina cubertería hasta aquellos más modestos y de andar por casa. En todo caso, el cielo estrellado y el silencio del desierto es el mismo: estos últimos son gratis.

Por otra parte, si prefieres tener más comodidades sin hacer noche dentro del desierto siempre es posible alojarte a la entrada del mismo en un hotel dotado del confort más común: ducha con agua caliente, restaurante, piscina, televisión y WiFi. El hotel Palais des Dunes ofrece esto aunque, sinceramente, desluce la experiencia en el desierto. En este caso pernoctas en el hotel y haces el paseo por el desierto de ida y vuelta en el mismo día.

Artículo escrito por La Gaveta Voladora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies